Hoy se ha producido la quinta reunión de la mesa negociadora del metal de Bizkaia. FVEM se ha mantenido en su propuesta presentada en la última reunión, que recoge retrocesos respecto al convenio actual y que pretende que los y las trabajadoras del sector pierdan poder adquisitivo.

Una vez más, FVEM ha utilizado la estrategia del miedo para mantenerse en sus posiciones. Ha hablado de la situación de incertidumbre, del encarecimiento de las materias primas y de la energía. LAB ha puesto una serie de datos encima de la mesa que demuestran que la visión del sector que nos quieren trasladar no se ajusta a la realidad.

Según el último informe de FVEM de coyuntura económica para el año 2022, un 77,9% de las empresas del sector espera tener beneficios o aumentarlos, un 17,5% mantenerse y únicamente un 4,7% espera pérdidas. En ese mismo informe se menciona que «teniendo en cuenta los datos anuales por tamaños de empresa, todos piensan mejorar su nivel de beneficio en el periodo 2020-2022».

Mientras éstas son las previsiones de FVEM, en la mesa nos habla del elevado coste de las materias primas y de la energía y bajo esa justificación, pretende que las personas trabajadoras del sector renuncien a derechos y que pierdan poder adquisitivo. LAB le ha recordado que si alguien está soportando los altos costes de la energía y en general del coste de vida son los y las trabajadoras, que sólo en el último año han visto aumentado los gastos de vivienda, luz, agua, gas y otros combustibles un 25,42% y en alimentación un 5,62% (datos INE).

Desde LAB se ha pedido a la patronal que deje las excusas a un lado y que comience a dar respuesta a cuestiones que hemos coincidido en recoger todos los sindicatos en nuestras plataformas, como son subidas salariales por encima del IPC, reducción de jornada, complementos de incapacidad temporal, mejora de las licencias retribuidas, subrogación para todas las actividades, aplicación del contrato de relevo, medidas respecto a las horas extras, medidas para limitar la eventualidad y las ETTs, medidas para avanzar en la igualdad, regulación del teletrabajo…

El miedo es la única herramienta que siempre ha tenido la patronal para que los y las trabajadoras renunciemos a derechos laborales y sociales y, en esta ocasión FVEM también sigue utilizando la misma herramienta. Ante la estrategia de la patronal, LAB, al igual que hizo en la negociación anterior y que fue la clave para recuperar el convenio con unos contenidos dignos, apuesta por la activación del sector y la creación de alianzas. En este sentido, LAB va a ponerse en contacto con el resto de sindicatos para compartir impresiones sobre el momento actual y futuro de la negociación del convenio.