Tras la denuncia que presentó el sindicato LAB el pasado 4 de agosto de 2020 denunciando la existencia de contratos en fraude de ley, la inspección de trabajo nos ha dado la razón obligando a la empresa CLECE a hacer indefinidas, antes del 15 de marzo, a 62 personas trabajadoras con contratos en fraude de ley y comunica a la empresa la existencia de 11 contratos eventuales con más de 20 años de antigüedad que también están en fraude de ley. CLECE es una de las empresas que gestiona varios lotes del Servicio de Ayuda a Domicilio en Araba.

Realizada una revisión de las nóminas y las vidas laborales de la plantilla, nos dimos cuenta de que muchas personas trabajadoras con una antigüedad superior a 15 años o más, seguían siendo eventuales. El 7 de enero de 2020, comunicamos a la empresa CLECE esta irregularidad, haciendo la empresa caso omiso a esta comunicación. Posteriormente, presentamos denuncia ante la inspección de trabajo y ésta, tras varios meses recopilando y revisandotodaslasvidaslaboralesdemásde200personastrabajadoras, nosadadolarazón.

Estas irregularidades son una muestra palpable de que las privatizaciones del sector de los servicios sociales provocan precariedad laboral, especialmente entre la mujeres, ya que no hay que olvidar que el servicio de ayuda a domicilio es un sector altamente feminizado. Desde LAB llevamos años denunciando que poner los servicios sociales en manos de empresas que buscan el beneficio antes que la calidad del servicio solo crea precariedad laboral y afecta a la calidad del servicio.

Desde LAB seguiremos denunciando todas estas irregularidades exigiendo la publificación de los servicios sociales y unos servicios sociales en los que prime la calidad asistencial antes que los beneficios empresariales.