Hemos realizado un borrador para el Código Laboral y la Seguridad Social Vasca que recoge propuestas concretas para reconocer y dignificar todos los trabajos. El 19 de febrero, aniversario de la histórica manifestación para reivindicar el marco vasco de relaciones laborales, realizaremos unas jornadas en Donostia para realizar nuestra aportación al debate social necesario. Garbiñe Aranburu e Igor Arroyo, secretaria general y secretario general adjunto del sindicato, hemos comparecido para dar más detalles al respecto.

El 19 de febrero de 1994 se celebró una manifestación histórica en Bilbao. Aquella iniciativa abrió una nueva etapa: la reivindicación del marco vasco de relaciones laborales y protección social se convirtió en uno de los ejes principales del sindicalismo vasco.

Algunos años más tarde, en 2005, LAB presentó su Programa Socieconómico, con la intención de realizar su aportación en la definición del espacio socioeconómico vasco y el marco vasco de relaciones laborales y protección social.

Desde entonces, la necesidad de un cambio de modelo se ha acrecentado. El sistema capitalista ha apostado por la privatización y precarización que se ha extendido a todos los ámbitos de la vida. Y en Euskal Herria se ha desarrollado un fuerte sindicalismo de contrapoder; las y los trabajadores vascos hemos llevado a cabo numerosas huelgas y movilizaciones, consiguiendo poner límites a las intenciones de la patronal, condicionar políticas públicas y conseguir acuerdos importantes.

La sindemia que estamos viviendo al hilo del Covid-19 solo ha acelerado las múltiples crisis que el capitalismo vive con anterioridad. Podemos decir que estamos en una situación de emergencia: el sistema capitalista heteropatriarcal pone en riesgo la supervivencia de las personas y el propio planeta. 

En este contexto, es más importante aún realizar el ejercicio popular de repensar el modelo socioeconómico, las relaciones laborales y la protección social. Con la intención de realizar su aportación en este camino, LAB ha renovado su Programa Socioeconómico, en base a los siguientes cuatro principios: democratización, feminismo, ecosocialismo y desarrollo nacional.

Junto con la definición general del espacio socioeconómico vasco en el seno del Programa se han recogido 120 medidas repartidas en seis ámbitos estratégicos: tierra y territorio; cuidado; salud; conocimiento; industria y servicios básicos.

Tal y como ha señalado el secretario general adjunto de LAB, Igor Arroyo, “es indiscutible que el modelo económico va a cambiar. Hay dos cuestiones en juego: cuál será la dirección de este cambio y quién dirigirá el cambio. Tal y como se ha visto con los fondos europeos, e impulsado por el agotamiento de las energías fósiles y materiales, el Capital transnacional quiere realizar una simple reforma del modelo productivo dirigida por sus intereses. Por su parte, en Euskal Herria existe un amplio espacio social, sindical y político que está de acuerdo en dos principios: la sociedad vasca tiene que recuperar el control sobre la economía, para hacer una transición hacia un nuevo modelo que sitúe la vida en el centro”. 

Código Laboral y Seguridad Social vascas

Del mismo modo, el renovado Programa Socioecononómico de LAB recoge los resultados del primer ejercicio profundo que se ha hecho en Euskal Herria para concretar el Código Laboral y la Seguridad Social Vasca. En palabras de la secretaria general Garbiñe Aranburu, “las diferentes reformas laborales y de pensiones impuestas desde Madrid y París han fomentado el uso excesivo de los contratos temporales y han abierto las puertas al despido libre, creando empleo que se destruye con gran facilidad. Han debilitado el sistema públicos de pensiones. No han tenido en cuenta los trabajos de cuidados y han perpetuado la división del trabajo en función del sexo; el trabajo de las mujeres tiene un reconocimiento económico y social más bajo, creando la precariedad y la brecha salarial de los sectores feminizados”.

Tal y como ha señalado Aranburu, “las relaciones laborales, el sistema de pensiones y la protección social precisan de una profunda transformación. Y creemos que dicha transformación debe llevarse a cabo en Euskal Herria. Desde que se formó el nuevo Gobierno en Madrid, se ha mostrado la intención de derogar la reforma laboral del PP, pero no se han dado pasos en este sentido. En Euskal Herria, necesitamos plena capacidad de dedicir en temas relacionados con el trabajo, las pensiones y la protección social, para establecer medidas estructurales que garanticen trabajo, pensión y vida dignas a toda la ciudadanía, como el Código Laboral y la Seguridad Social vascas”.

Las bases principales del Código Laboral y la Seguridad Social vascas propuestas por LAB son las siguientes:

    • Reconocimiento de todos los trabajos, además del empleo, también de los trabajos de cuidados que son imprescindibles para el sostenimiento de la vida. El Código Laboral y el Programa en general recoge propuestas para situar los cuidados en el centro: sistema de cuidados público comunitario; reducción del tiempo destinado al empleo y la interrupción retribuida por cuidados que sería financiada por un fondo creado expresamente y que resulta absolutamente novedoso. Quien esté realizando trabajos de cuidados, recibirá un salario equivalente al salario medio de Euskal Herria.

    • Único régimen de cotización para todas las trabajadoras y trabajadores, para recomponer el sujeto de clase y terminar con la discriminación.

    • Empleo garantizado: todos y todas tenemos el derecho a un empleo digno y es la administración quien tiene la responsabilidad de garantizarlo. De no hacerlo en el plazo de seis meses, la administración le tendrá que garantizar el Salario Mínimo Interprofesional a la y el demandante como indemnización. Los contratos serán indefinidos y se eliminará el despido libre.

    • Medidas estructurales para el reparto de todos los trabajos y la riqueza: semana laboral de 30 horas y salario mensual bruto de un mínimo de 1.400 euros repartidos en 14 pagas (60% del salario medio de Euska Herria). Aunque tengamos que seguir luchando por la semana laboral de 35 horas y un salario mínimo de 1.200 euros reivindicados en la Huelga General del 30 de enero, ya es hora de reivindicar otro paso, para dedicar más tiempo a tareas de cuidados y hacer frente a los retos de la digitalización y la transición energética.

    • Del mismo modo, LAB plantea limitar el salario máximo a una proporción de 1:3 respecto al mínimo, tanto desde la perspectiva del reparto de la riqueza como medida para reducir la huella ecológica de Euska Herria.

    • En lo que respecta a las pensiones, LAB apuesta por un sistema público y universal, sin complementos de pensiones. Adelantar la edad de jubilación a los 60 años y establecer la jubilación progresiva, con una jornada del 40% el primer año y del 20% el segundo. Del mismo modo, proponemos equipar la pensión mínima al Salario Mínimo Interprofesional, aunque de forma transitoria tengamos que seguir luchando por pensiones mínimas de 1.080 euros.  

    • En lugar del agotado modelo actual de diálogo social, LAB propone la creación de una nueva organización que tenga en cuenta la palabra de los y las trabajadoras: el Consejo del Trabajo elegido con votos de los y las trabajadoras. Esta nueva institución tendría la capacidad de inspeccionar el trabajo del gobierno y realizar propuestas legislativas relativas a temas que afectan a trabajadores y trabajadoras.

Proceso participativo

LAB trabajará en el Programa Socioeconómico de forma dinámica, abierta y participativa en los próximos meses. Por un lado, ofrecerá a toda su afiliación la posibilidad de realizar aportaciones, y, este mismo viernes, 19 de febrero, se realizarán seminarios para profundizar en los distintos temas.

Por otro lado, nos pondremos en contacto con agentes sindicales, sociales y políticos, asociaciones de pensionistas, movimiento feminista, agentes que trabajan en los derechos de los y las trabajadoras de múltiples orígenes y también con agentes que representan a colectivos de trabajadores y trabajadoras precarizadas (trabajadoras del hogar o riders, por ejemplo), para informar sobre nuestra propuesta y escuchar sus aportaciones y opiniones.

Con esta iniciativa, LAB quiere fomentar el ejercicio colectivo de imaginar un nuevo mundo que, además de posible, es necesario, además de profundizar en las alianzas necesarias para lleva a cabo una transición ecosocialista y feminista en Euskal Herria.