La Sección Sindical de LAB del Ayuntamiento de Bilbao lleva meses solicitando para la plantilla del mismo la implantación del teletrabajo como medida preventiva frente a propagación de la pandemia.

A pesar de la evolución negativa de los datos, el alcalde Aburto y su equipo de gobierno ha hecho oídos sordos, no solo a dicha propuesta, si no a las propias recomendaciones del LABI, del que es miembro. Con su actitud, impide una reducción importante de desplazamientos y movilidad, fundamental en esta situación de propagación del virus, poniendo en riesgo además la salud de los y las trabajadoras.

No es la primera vez que el alcalde va tarde y mal: en marzo, durante la primera ola, fue necesario un plante de los y las trabajadoras de atención a la ciudadanía para que se aumentaran las medidas de prevención.

El 30 de octubre se celebró reunión ordinaria de la Comisión Técnica del Consejo Asesor del LABI tras la que entrega al Lehendakari una propuesta de diez recomendaciones que se sugiere sean trasladadas a la sociedad. El objetivo de estas recomendaciones es reforzar la eficacia y el rigor en el cumplimiento de las medidas preventivas contenidas en el Decreto 36/2020 del Lehendakari. Tras analizar el informe recibido, el Gobierno Vasco hace suyas las reflexiones de la Comisión Técnica del LABI y las traslada al conjunto de la sociedad.

Entre las diez recomendaciones se encuentran las dos siguientes:

– “En cuanto al uso del transporte público, es recomendable evitar las aglomeraciones, especialmente en horas punta. Con ese fin es muy conveniente, incrementar las frecuencias del transporte y el número de unidades en estas franjas horarias.”

– “Se recomienda, así mismo, que, en las empresas en que esto sea posible, se fomenten el teletrabajo y los horarios deslizantes (flexibilidad en las horas de entrada y salida).”

Propuesta de LAB

Se propone dividir el Ayuntamiento en dos grupos de trabajo que alternen la modalidad del teletrabajo con la modalidad de trabajo presencial, tal y como ya se viene realizando en otras administraciones.

Se plantea esta división de la plantilla atendiendo a criterios sanitarios, con los que se conseguirían los siguientes objetivos:

1.- Implantar esta modalidad mixta de teletrabajo y trabajo presencial supone evitar contagios entre la plantilla.

2.- Minimiza el riesgo de cierres de oficinas por contagios, algo que dejaría a la ciudad de Bilbao sin servicios públicos gestionados por este Ayuntamiento.

3.- Minimiza la movilidad del personal que trabaja en el Ayuntamiento, contribuyendo a evitar aglomeraciones en el transporte público.

En todas y cada una de las ocasiones en que desde la Sección Sindical de LAB se ha solicitado la implantación de esta modalidad mixta, la respuesta que se ha recibido por parte de los responsables de este Ayuntamiento ha sido negativa.

No se entiende una respuesta en este sentido cuando el Alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, forma parte del Consejo Asesor de Plan de Protección Civil de Euskadi (LABI) que lanza precisamente estas dos recomendaciones: implantar el teletrabajo siempre que sea posible y evitar aglomeraciones en el transporte público.