Llevamos un tiempo intentando renovar el convenio de limpieza viaria de Gipuzkoa, intentando actualizar los derechos de las y los trabajadores que han estado en primera línea en mitad de la pandemia.

Hasta ahora la negociación ha avanzado con lentitud y de forma repentina, con la excusa de que van a salir unos pliegos, en la reunión celebrada el pasado 26 de abril (la última que se ha realizado), la patronal cambió de estrategia y presentó un ultimátum. Denunciamos con firmeza la actitud de la patronal, ya que ha puesto sobre la mesa su última propuesta con ultimátums y amenazas. Ha señalado que si para la próxima reunión que se va a celebrar el 7 de mayo no se acepta su propuesta, no se van a presentar.

Es cierto que se ha avanzado en contenidos y que esta última propuesta es bastante adecuada. Pero también es cierto que este colectivo se merece mucho más.

Creemos en la capacidad de lucha de las y los trabajadores de limpieza viaria, y también que aún hay margen para mejorar la última oferta de la patronal. Por lo tanto, creemos que no debemos plegarnos a los ultimátums y debemos apostar por la vía de la lucha, manteniendo en todo momento la unidad sindical con la que hemos actuado hasta ahora.