En el pleno celebrado esta mañana en el Parlamento de Navarra, el PSN, que ostenta la presidencia del Gobierno, con el único voto favorable de la coalición derechista Navarra Suma, ha logrado aprobar su propuesta de ley sobre el PAI (programa de aprendizaje de inglés), pasando por encima de la legislación que regulaba el acceso hasta ahora, haciendo oídos sordos a la opinión de los sindicatos y demás partidos del Gobierno y de la oposición y batiendo todos los récord de tiempo de procesos parlamentarios. LAB considera terrible que el PAI se haya convertido en un modelo lingüístico en Navarra y considera que la nueva ley es discriminatoria y sin seguridad jurídica.

La presente Ley del PAI crea un nuevo cuerpo de funcionarios docentes con funciones de lengua extranjera, algo imposibilitado hasta la fecha con la normativa estatal, el Real Decreto 276/2007 para la selección y provisión de puestos de trabajo de funcionarios docentes y el Real Decreto 270/2022.

Según estas normas, el personal docente funcionario es estatal. Con la aprobación de esta ley, el PSN creará un cuerpo docente con competencias forales, dependiente de la Administración Pública de Navarra, exigiendo C1 en lenguas extranjeras, lo que implicará la existencia de dos tipos diferentes de funcionarios docentes, con diferentes derechos laborales, aunque desempeñen las mismas funciones. Este y otros factores hacen de esta ley foral una norma discriminatoria y sin seguridad jurídica, algo que preocupa seriamente a LAB. El PSN y Navarra Suma, que se oponen a valorar el euskera como mérito en toda Navarra, pondrán y perpetuarán esta vez al inglés por encima de las lenguas oficiales.

El Real Decreto 276/2007, para la obtención de plazas de enseñanza, establece como requisito el conocimiento del castellano y de las lenguas cooficiales de las Comunidades Autónomas, pero no el de las lenguas extranjeras. Pero en confrontación directa, esta nueva ley foral exige la titulación de las lenguas extranjeras (inglés, francés o alemán) por encima de las lenguas oficiales de Navarra, pudiendo funcionalizar el profesorado con C1 en lenguas extranjeras. Muchos profesores y profesoras que tienen un perfil propio de nuestras lenguas pero no de lenguas extranjeras, por lo tanto, no podrán optar a estas plazas, aunque su experiencia sea mayor. Por tanto, discriminará a estos profesores y profesoras.

Además, el PSN ha hecho todo esto sometiéndose a Navarra Suma, y a cambio se van a dar pasos para convertir los que hasta ahora eran “programas” en modelos. Es decir, a partir de ahora se equipararán a los modelos D, G y A, al mismo tiempo que se dan patadas al euskera ‒cabe recordarque el PSN se niega una y otra vez a valorar el euskera como mérito más‒El inglés, francés y alemán se extenderán, aún más, por toda Navarra sobre una alfombra roja, sin zonificación alguna, sin “realidad sociolingüística” que valga. Con ello, el PSN ha vuelto a demostrar que son capaces de encontrar o crear cualquier rendija o truco para estabilizar las políticas que impulsa la derecha. Por supuesto, estas ocurrencias no son posibles cuando se le pide que dignifique las condiciones de trabajo y vida de los trabajadores y trabajadoras o, ya que hablamos de idiomas, cuando se le pide que respete los derechos de los vascoparlantes. Queda claro que dos de los pilares del antiguo Régimen vuelven a actuar mano a mano.

Dicen que con esta nueva ley intentarán dar facilidades a todos los que quieran estudiar en el PAI: transporte, comedor, etc. ¿Pero qué pasará con los que no quieren estudiar en el PAI y que sólo tienen la opción de PAI en sus pueblos, como en Beriáin? ¿Se les ofrecerá docencia sin PAI en las mismas condiciones?

El sindicato LAB apuesta por la estabilidad de todo el profesorado, pero sin generar discriminación y evitando la incertidumbre jurídica, no garantizada con esta ley. ¿Qué pasará con las personas que accedan a la plaza a través de esta ley? Tenemos miedo de que caigan en un laberinto jurídico interminable, ya que varios recursos podrían cuestionar constantemente su puesto de trabajo. Además, estos profesores y profesoras, aunque quieran, no podrán tener los mismos derechos que el resto de los funcionarios docentes para desplazarse a otras plazas.

LAB también apuesta por el multilingüismo, pero piensa que hay que trabajar las lenguas extranjeras de forma equilibrada y coherente, sin perjuicio de la adquisición de las demás competencias y del dominio de las lenguas propias, lo que actualmente no ocurre con estos programas.

Por todo ello, LAB no está de acuerdo con los programas PAI, PAF y PALE, ni con esta norma  foral de dudosa legalidad que los avala, y continuará movilizándose contra ellos.