SDA Factory impuso un Expediente de Regulación de Empleo de Suspensión (ERTE) en julio de este año, que fue impugnado por LAB y ahora ha sido anulado por un juzgado de Gasteiz. La sentencia argumenta que la empresa no negoció de buena fe y ocultó información necesaria. LAB quiere felicitar a la plantilla y hace un llamamiento a la empresa a abordar una verdadera negociación sobre la base de garantizar el proyecto industrial, el empleo y unas condiciones laborales dignas sin discriminaciones. En ese camino, pedimos la intervención activa de las instituciones.

En julio de este año, SDA Factory presentó un ERTE para suspender los contratos de los trabajadores y trabajadoras desde el 2 de septiembre hasta el 31 de mayo. Desde el principio, LAB denunció que, en los 2 años y medio anteriores, el grupo B&B Trends, al que pertenece SDA, estaba vaciando económicamente la planta de Gasteiz, llevándose unos 20 millones de euros en dividendos, préstamos y a través de un contrato de servicios, y que el ERTE era una fase más de la estrategia de la empresa para refundar una empresa con derechos en otra basada en la precarización, los recortes y la discriminación.

Durante el periodo de consultas quedó clara la falta de voluntad negociadora de la empresa: planteó la amenaza de la inaplicación del convenio (que el 30 de septiembre cumplió), repitió que los recortes eran imprescindibles, ocultó documentación fundamental, rechazó todas las propuestas del comité… Por si fuera poco, durante el proceso averiguamos que el Grupo había creado, unos meses antes y en el mismo domicilio, otra empresa que asumía algunas funciones de la fábrica, todo ello ocultándolo a la plantilla y a sus representantes.

Finalmente, a finales de julio, la empresa impuso el expediente de forma unilateral y LAB lo impugnó, negando las causas del ERTE y alegando falta de voluntad negociadora de la empresa y ocultación de documentación. Ahora, el Juzgado de Gasteiz nos ha dado la razón y ha anulado el expediente. La sentencia confirma que la empresa vulneró la buena fe negociadora y ocultó información relevante que podía poner en duda las causas del ERTE y el propio proyecto industrial de la empresa. Esta resolución, junto a la inmensa mayoría de las anteriores, muestra la actitud real de la empresa: después de llenarse los bolsillos, imponer y recortar derechos.

Así las cosas, LAB quiere felicitar a la plantilla de SDA FACTORY, ya que esta victoria judicial es suya y reiteramos nuestro compromiso en la defensa de los derechos de los trabajadores y trabajadoras, apoyando su lucha tanto en el ámbito sindical como en el judicial.