Tras las declaraciones realizadas ayer por el portavoz del Gobierno Vasco Bingen Zupiria, a juicio de LAB queda claro que las Instituciones, la dirección de la empresa y los sindicatos firmantes han querido engañar a la plantilla de Mercedes. Han querido unir falsamente el resultado de la votación del lunes con las inversiones, utilizándolo como un chantaje, cuando lo que querían era condicionar la lucha que estaba llevando a cabo la plantilla y diluir sus reivindicaciones.

Después de la votación del lunes, el portavoz del Gobierno Vasco sorprendió ayer con unas declaraciones en las que afirmaba que, a pesar del resultado, había que “convencer” a la multinacional para que hiciera las inversiones de 1.200 millones de euros en la planta de Gasteiz. LAB considera estas declaraciones muy graves, puesto que demuestran que quienes unían las inversiones con el resultado de la votación lo hacían únicamente para condicionar su resultado, presionando a los trabajadores y trabajadoras, y desactivar la lucha de la plantilla.

Queda claro que era mucho lo que estaba en juego, y no precisamente la viabilidad de la planta. Muchos han visto en la lucha de Mercedes una cuestión de intereses de clase y se han alineado con la dirección de la fábrica, las Instituciones, los sindicatos de concertación, la patronal, parte de los medios de comunicación, la patronal… poniendo toda una maquinaria en marcha para condicionar y frenar la lucha de la plantilla de Mercedes: chantajes de la dirección, presiones de los sindicatos firmantes, de las instituciones vascas con el lehendakari a la cabeza y de medios de comunicación, patronal alavesa, amenazas de los mandos al personal, sobre todo a eventuales, inclusión de la dirección en el censo, imposición de un sistema telemático sin ninguna razón que lo justificara, la “filtración” de ese voto telemático antes de que votara el turno de noche… todo ha valido.

La plantilla de Mercedes reivindicaba, entre otras cosas, no perder poder adquisitivo y que no se impusiera más precariedad a las nuevas contrataciones ni jornadas de 12 horas. A día de hoy nadie, ha dicho por qué estas reivindicaciones suponían un riesgo para la viabilidad de la planta de Gasteiz, después de tener en 2021 62 millones de euros de beneficios y haber repartido 265 millones de euros en dividendos. Había, por tanto, un interés estratégico compartido por muchos sectores en parar esa lucha y que no quedara plasmado el mantenimiento del poder adquisitivo de la plantilla, en unos momentos de aumento muy importante del coste de la vida.

A pesar de todo, la mayoría de los trabajadores y trabajadoras del taller han hecho frente a toda esa maquinaria, consiguiendo que el rechazo a ese acuerdo sea mayoritario entre esta parte de la plantilla en un a votación en que el voto del personal extra-convenio ha sido determinante en el resultado final. 

En cualquier caso, LAB considera que hay que analizar todo el proceso de lucha y, en ese sentido, hacemos una valoración positiva de la lucha desarrollada, histórica, con jornadas de huelga practicamente total, con la producción paralizada y los trabajadores y trabajadoras en las calles. En ese sentido, una cosa es innegable: los avances respecto a la 6ª noche y a las subidas salariales no se han conseguido por la generosidad de la dirección, ni por la posición dócil de los sindicatos firmantes, ni por el viaje de Urkullu a Alemania, sino gracias a la lucha de la plantilla.

Creemos que esta lucha ha marcado el futuro de Mercedes de Gasteiz, porque ya nada será igual: la plantilla se ha empoderado, ha luchado por lo que cree, y ya no serán posibles las negociaciones de pasteleo en las que se pierden constantemente derechos como hemos venido viviendo hasta ahora. A este respecto, seguimos reclamando que se acuerden unos criterios objetivos para la conversión de contratos en indefinidos de cara a evitar la discriminación de colectivos, como las mujeres, y acabar con cualquier sospecha de favoritismo. 

Por todo ello, volvemos a felicitar a la plantilla que ha luchado por tener unas condiciones dignas, para la plantilla actual y para la futura, haciendo su aportación a la lucha de la clase trabajadora, puesto que se han convertido en un ejemplo para otras empresas y sectores. También queremos felicitar a quienes han apoyado esta lucha, desde las familias de los trabajadores y trabajadoras hasta representantes y miembros de otras empresas y sectores que se han sumado a la misma.  La llama de la lucha sigue prendida y se activará. cuando sea necesario. En Mercedes, a pesar del resultado global de la votación, ha ganado la dignidad.