A petición del Comité de Empresa, el pasado lunes 26 de julio, la Dirección de la empresa y el Comité mantuvimos una reunión. En el transcurso de la misma la Dirección trasladó una propuesta que por parte del Comité fue considerada insuficiente puesto que seguía manteniendo los despidos.

La reunión de 10 horas del lunes solo fue un teatro para intentar engañar a la plantilla y a la opinión pública y justificar su postura, poniendo en marcha, una vez más, una campaña de desprestigio a través de diversos medios de comunicación. Es lamentable que la mayoría de los medios de comunicación se alineen con la patronal y busquen la confrontación entre la plantilla.

Tras 170 días de huelga la empresa sigue con las mismas intenciones y la misma postura que hace un año. La empresa se ha negado a a negociar nada relevante y sigue con su único objetivo de despedir y desconvocar la huelga. No acepta la sentencia del TSJPV y pretende ganar tiempo hasta que salga la sentencia del Tribunal Supremo.

Nos parece lamentable que el Gobierno Vasco se haya negado a realizar una reunión con el comité de empresa de Tubacex. Una vez mLa reunioo lunes,k uz 15 de flesohan solidarizado con la lucha de Tubacex a lo largo de estos meses, y que se se ponga fin a la ás, con esta postura, el Gobierno Vasco está avalando la gestión de la dirección de Tubacex. Una dirección que mientras sigue adelante con los despidos no duda en subirse los salarios. Por lo tanto queremos preguntarles a la señora Arantxa Tapia y al señor Urkullu, ¿siguen del lado de esta dirección intransigente y avariciosa? ¿Qué quieren que negociemos, los despidos? Les recordamos que no sólo el TSJPV ha declarado nulos esos despidos sino que toda la comarca y diríamos que la mayoría de la sociedad vasca se ha manifestado en contra de estos despidos. Es hora de que hablen claro y nos digan qué y cómo quieren que negociemos si ni tan siquiera el Gobierno Vasco quiere realizar una reunión con el comité.

Exigimos también al Gobierno Vasco que realmente, si les importan algo los y las trabajadoras, retiren las multas e imputaciones que están empezando a llegar a los trabajadores y trabajadoras, así como a todas la personas que se han solidarizado con la lucha de Tubacex a lo largo de estos meses, y que se se ponga fin a la campaña de acoso e identificaciones de estos últimos días.

Para terminar, queremos dejar claro que, a día de hoy, lo único que garantiza el mantenimiento de los puestos de trabajo es la retirada del recurso. La huelga sigue porque la dirección de la empresa así lo ha decidido. La plantilla lo único que hacemos es utilizar la única vía que tenemos para defender nuestros puestos de trabajo, el futuro de nuestras familias y el futuro de toda una comarca. La huelga se inició porque la empresa quiso aprovechar una situación coyuntural para despedir injustamente y hoy 30 de julio sigue queriendo hacerlo a pesar de los reveses que ha tenido su decisión. Por lo tanto, desde LAB entendemos que los motivos por los que iniciamos esta huelga siguen intactos y en consecuencia, entendemos que no hay motivos para dejar la lucha y a quien lo piense le preguntamos, ¿qué ha cambiado desde el 15 de febrero?