Hoy, 20 de enero, la dirección de Mercedes-Benz ha presentado un ERTE para los trabajadores y trabajadoras de la planta de Gasteiz. Ante ello, LAB quiere dejar claro que la plantilla de Mercedes, la de las contratas y la de empresas proveedoras no puede cargar con el problema alegado, sino que debe ser la empresa quien lo asuma.

En la reunión de hoy, la dirección de la empresa ha abierto el procedimiento del ERTE, aportando la documentación y explicando la medida. La empresa motiva la medida con causas productivos y se prolongará durante 6 meses, aplicando un máximo de 30 días a cada persona.

En esta primera valoración, LAB quiere dejar claro que los trabajadores y trabajadoras no pueden cargar con el problema que argumenta la empresa. Queremos recordar que Mercedes obtuvo el año pasado un beneficio de 276 millones de euros, que la previsión de producción para este año ha sido la mayor de la historia, que siguen aplicando una doble escala salarial,… Además, en estos meses se han hecho cientos de horas extras, la plantilla ha trabajado en los días activables de enero,… así que nuestra sospecha es que la empresa quiera el ERTE para conseguir una flexibilidad total.

En este contexto, el objetivo de LAB es mantener las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras y garantizar un empleo digno tanto ahora como cuando finalice el ERTE. Al mismo tiempo, exigimos que Mercedes se comprometa a garantizar el empleo y las condiciones laborales en las subcontratas y empresas proveedoras, ya que este ERTE puede afectar a miles de personas.