Este preacuerdo no respeta la voluntad de la plantilla del centro de trabajo de Sidenor Basauri, ya que el 8 de noviembre se realizó una asamblea de la plantilla en la que se votó en contra de seguir permaneciendo bajo el Acuerdo Marco que se les aplica a algunos centros de trabajo del grupo. La plantilla dejó muy claro que rechazaba el Acuerdo Marco y que sus condiciones laborales debían de negociarse en Basauri con la representación sindical que las y los trabajadores habían votado y elegido.

El preacuerdo firmado mantiene lo establecido en el Acuerdo Marco, no se recuperan derechos perdidos en las negociaciones anteriores y además, el incremento salarial no está vinculado al IPC ,lo que supone que la plantilla de Sidenor Basauri va a seguir viendo reducido su poder adquisitivo.

La jornada anual es superior en horas a la que se establece en el Convenio del Metal de Bizkaia. La plantilla de Sidenor trabaja más horas anuales que las personas que trabajan en el resto de empresas del metal de Bizkaia.

No se mejoran la conciliación de la vida laboral y familiar. Las medidas que se establecieron ya en los anteriores dificultan mucho esta conciliación ya que los calendarios no se han regulado y la flexibilidad es muy alta.

Las materias acordadas en el preacuerdo no son sustanciales y gran parte de ellas no afectan a todo el colectivo de trabajadores y trabajadoras de la fabrica de Basauri, si no a parte de ella.

La utilización que hace Sidenor de la subcontratación en esta planta es muy alta y desproporcionada. En ocasiones, el número de personas que trabajan en estas subcontratas casi llega a alcanzar al de la plantilla de Sidenor y no se contempla ninguna medida que resuelva ningún problema de las subcontratas.

Ante todo esto tenemos que decir que esperamos tener la ocasión de profundizar con el colectivo de trabajadoras y trabajadores en las razones de por qué LAB no acepta este acuerdo en una asamblea de trabajadores y trabajadoras de Sidenor Basauri.