8 de los 9 representantes del comité de empresa de Irizar E-Mobility son de LAB. El secretario general adjunto del sindicato, Igor Arroyo, ha comparecido ante los medios de comunicación junto con estas y estos representantes para dar a conocer los contenidos del acuerdo, agradecer el apoyo recibido y expresar nuestra apuesta por reactivar la lucha sindical contra la precariedad juvenil.

Tras 22 jornadas de huelga, la plantilla de Irizar E-Mobility ha llegado a un acuerdo con la empresa que supone grandes mejoras. La determinación y unidad de las y los trabajadores, la huelga activa realizada y la solidaridad recibida desde las comarcas del entorno han sido fundamentales para ello. Los contenidos del acuerdo son los siguientes:

-Se ha conseguido que los procedimientos de promoción sean objetivos y automáticos, garantizando que un mismo trabajo tenga igual salario.

-La flexibilidad se ha limitado considerablemente.

-Se han conseguido mejoras en la conciliación.

-Se ha conseguido establecer un plus de turnos.

-Se han alcanzado compromisos en salud laboral.

-Se han conseguido incrementos salariales importantes, superiores al IPC para 3 años.

-Se han mejorado e igualado las condiciones para los viajes.

Al tiempo que se pone en valor la lucha llevada a cabo, las y los trabajadores de E-Mobility han hecho un llamamiento a la dirección de Irizar para que resuelva el otro conflicto abierto en el Grupo Irizar, anulando los 25 despidos planteados en Alconza.

Pero además, LAB destaca que la lucha de E-Mobility ha puesto de manifiesto la cuestión de la precariedad juvenil. De hecho, con una edad media de 27 años, las condiciones laborales de estas y estos trabajadores eran peores a lo que les correspondía antes de iniciar la huelga. Al igual que en el caso de las mujeres o de las trabajadoras migrantes, la brecha en las condiciones de trabajo es evidente en el caso de las personas jóvenes:

-La tasa de paro de las y los menores de 25 años es del 28%.

-Las y los jóvenes menores de 25 años sólo percibne 13.000 euros brutos anuales, casi 16.000 eurosmenos que el salario medio. En 10 años, esta brecha ha crecido un 63%.

-En el caso de las mujeres jóvenes, la brecha por edad se incrementa en función del sexo. De hecho, lasmujeres menores de 25 años tienen salarios un 14% más bajos que los hombres de su misma edad.

La precariedad juvenil es una de las consecuencias de un modelo económico basado en la mano de obra barata. La patronal utiliza estrategias diferentes para aumentar sus beneficios: subcontratación, doble escala salarial, contratos parciales, despido barato, uberización, ETTs…

El marco legal es el que facilita a la patronal el uso de estas artimañas. Desde la década de los años 80 hasta ahora se han adoptado un sinfín de medidas para beneficiar a la patronal en cada reforma laboral. El último golpe fue la reforma laboral del PP y el Gobierno español ha mantenido los principales elementos de la misma, como la estatalización y el despido barato.

Para revertir esta situación es imprescindible la organización y la lucha sindical, tal y como han hecho en Irizar E- Mobility. En este caso, las y los trabajadores se han organizado con LAB y han decidido recurrir a la huelga hasta lograr un pacto laboral que garantice un empleo digno. Además, no ha sido una huelga cualquiera: ha sido una huelga amplia y activa, que se ha extendido más allá de la fábrica, que ha buscado la solidaridad, que ha buscado y encontrado alianzas en el ámbito juvenil. Las y los trabajadores que han luchado en Irizar, principalmente jóvenes, han dejado claro que no están dispuestos y dispuestas a dar por bueno este modelo de relaciones laborales que les quiere condenar a la precariedad de por vida. Por eso, su lucha se ha convertido en un ejemplo para muchas y muchos jóvenes. LAB quiere fomentar este tipo de luchas y huelgas en este nuevo ciclo de luchas que está en marcha.

En este sentido, hay que tener en cuenta que las condiciones de organización y lucha no son las mismas en los distintos centros de trabajo y ámbitos: en una fábrica, en un establecimiento hostelero, como riders o como trabajadoras de hogar. LAB está adaptando el modelo sindical a las nuevas circunstancias con un ejercicio constante de repensar su intervención. Así las cosas, el compromiso de LAB es hacer una oferta organizativa y de lucha adaptada a cada ámbito. Buscando siempre las formas más eficaces de lucha adaptadas a cada situación. Como en esta lucha por el pacto de empresa en una planta de Aduna, LAB luchará para garantizar los derechos de las y los estudiantes en prácticas, reconocer la relación laboral de los y y las riders o establecer el primer convenio de las empleadas de hogar para poner coto a la precariedad juvenil y dar pasos a favor del empleo digno.

Con el impulso de las luchas laborales, LAB reitera la necesidad de adoptar medidas estructurales desde las instituciones de Euskal Herria. Hay que construir un marco propio de relaciones laborales en Euskal Herria, que permita eliminar la precariedad juvenil y la explotación laboral en general de nuestro país.