Una obra que están llevando a cabo actualmente en Euskal Herria.

Hemos tenido conocimiento que el trabajador que sufrió un grave accidente el pasado 30 de mayo en Puente la Reina falleció el jueves. El trabajador, de 58 años, mientras realizaba reformas en una vivienda, se cayó del andamio en circunstancias que se desconocen.

Otra muerte laboral provocada por el capitalismo, otra familia destrozada, y otro drama social. Cualquiera de nosotras o nosotros puede levantarse para ir a trabajar por la mañana y no volver. 31 trabajadores y trabajadoras han fallecido en Euskal Herria, 6 en Navarra, en lo que va de 2022 en accidente laboral. 7 de esas personas caídas desde una altura.

Una y otra vez hemos puesto sobre la mesa que estos accidentes son evitables, que los dramas personales y sociales que generan se pueden evitar si se cumplen las medidas de prevención.

Es preocupante cómo puede haber un andamio sin protección perimetral que incumpla las medidas de seguridad en una obra que se está llevando a cabo en pleno centro de Puente la Reina. Todo el mundo sabe que ni la inspección ni los técnicos de ISPLN van a supervisar la obra.

Es evidente que mientras no se tomen medidas concretas no cesará el derramamiento de sangre. Es necesario, por tanto, socializar esta cuestión y exigir a las autoridades con competencias en la materia que pongan los medios suficientes para controlar el problema, siguiendo el ejemplo de otros países europeos.

Hacemos un llamamiento al Gobierno de Nafarroa para que ponga los medios necesarios para hacer cumplir las medidas de salud laboral a la patronal. No podemos aceptar esta situación de descontrol de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.