En los últimos tres años son muchos los esfuerzos que, desde LAB, venimos realizando por dar una solución integral para el profesorado técnico de Formación Profesional de la CAV, frente a las propuestas del todo insuficientes ofrecidas desde el Gobierno vasco para desbloquear el asunto. Entre estas últimas se encontraba posibilitar la oferta de Formación Pedagógica ofertada por parte de la UPV/EHU al profesorado que la necesitara para poder presentarse a las oposiciones. Pero, a la hora de realizar la matriculación que da acceso a esta formación, hemos sabido que esta opción no se extiende a todo el profesorado, sino sólo a quienes ya tienen la acreditación o certificado B1 en un idioma extranjero.

Si bien la acreditación B1 para la formación pedagógica es un requisito establecido por la normativa universitaria estatal; en algunas universidades, si no se aporta certificado de la misma, se puede acreditar mediante una prueba de nivel. Y ésa es la solución que hemos solicitado al Departamento de Educación para que la formación pueda ser realizada por todo el profesorado, que la UPV/EHU ofrezca dos opciones: por un lado, poder realizar la prueba de acreditación de competencia lingüística y, por otro, establecer la competencia lingüística como requisito para la obtención del título y no como condición imprescindible para poder realizar la inscripción (teniendo en cuenta, además, que los exámenes oficiales serán en junio). Así, todo el profesorado tendría la posibilidad de realizar la Formación Pedagógica y, en consecuencia, de seguir trabajando.

A finales del curso pasado, en la propuesta del Gobierno para el profesorado sustituto de 16 especialidades no singulares se ofrecía también la posibilidad de presentarse en la próxima OPE y realizar la Formación Pedagógica. Sin embargo, en ese momento lo consideramos insuficiente, ya que, entre otras cuestiones, el Departamento de Educación no nos dijo cuál sería el futuro de quienes no superaran la OPE. Ahora vemos que esta propuesta de julio también puede dejar fuera a otro colectivo.

Por tanto, desde LAB no aceptamos este proceso de exclusión paulatina de ciertos colectivos de trabajadores y trabajadoras, y seguiremos exigiendo una solución integral para todo el profesorado sin excepciones. Vamos a seguir defendiendo los puestos de trabajo de todo el personal de Formación Profesional.