Hemos llevado a cabo una asamblea de delegadas y delegados del sector público en el Kursaal de Donostia para hablar de la huelga convocada para el 22 de abril en la CAV, profundizando en la enorme temporalidad del sector y en las propuestas que LAB hace frente a la misma. Posteriormente, nos hemos movilizado hasta la sede del Gobierno Vasco en Donostia.

Antes de arrancar la movilización, la secretaria general Garbiñe Aranburu ha tomado la palabra ante los medios para señalar que «estamos realizando asambleas con delegadas y delegados para compartir el contexto y hoy ha sido el turno de las y los delegados del sector público. Hemos analizado la situación de los servicios públicos de cara a la huelga del día 22 de abril. Este sindicato lleva años denunciando la política de privatizaciones en el sector público, la falta de inversiones en el mismo y la falta de calidad del empleo en el sector».

En palabras de Garbiñe Aranburu, «a lo largo de los últimos meses, las y los trabajadores de educación, sanidad o servicios sociales han salido a la calle para defender unos servicios públicos de calidad, y, ahora, el próximo día 22 de abril, toca dar otro salto más. Se ha convocado a todas y todos los trabajadores del sector público a una huelga porque es innegable que las condiciones laborales y el empleo están totalmente ligadas a la calidad del servicio».

El próximo 22 de abril vamos a la huelga y a la movilización con dos reivindicaciones claras y principales: «La primera es que hay que crear más empleo público. Hoy por hoy, en la CAV hay 20.000 puestos de trabajo estructurales que no están reconocidos en las relaciones de puestos de trabajo y eso es una situación de irregularidad que se tiene que solventar. También exigimos que se reduzcan los ratios, porque de esa manera hay que crear empleo y así se daría solución a los altos ritmos de trabajo existentes, sobre todo en algunos servicios».

Otra de las reivindicaciones será pedir estabilidad para 50.000 trabajadoras y trabajadores que se encuentran en una situación de temporalidad. «En este sentido, pensamos que no se puede seguir esperando a lo que pueda venir de Madrid y tampoco es momento de quedarse mirando a los juzgados. Las sentencias que vienen de Europa ya dicen que la situación que se está viviendo es una situación irregular y fraudulenta, y, desde aquí, pedimos al Gobierno Vasco que haga una ley propia para que podamos impulsar procesos de consolidación en cada administración, atendiendo a la realidad específica de cada una de ellas, y que estos procesos de consolidación sean acordados con la representación sindical, vía negociación colectiva», ha añadido la secretaria general.