Hoy, 23 de julio, el sindicato LAB ha celebrado una concentración en favor de los derechos de los presos y presas vascas en la Plaza de la Virgen Blanca de Gasteiz. En la movilización han participado decenas de personas y, además de reivindicar los derechos de presos y presas, se ha denunciado el sumario 11/13.

Como todos los años, LAB ha celebrado una movilización en torno al Día del Blusa y la Neska, en favor de los derechos de los presos y presas vascas. La movilización se ha celebrado hoy al mediodía en la Plaza de la Virgen Blanca de Gasteiz, y decenas de personas se han concentrado bajo el lema “Es tiempo de soluciones, presos y presas a casa”. Este año, la concentración viene marcada por el juicio que criminaliza la solidaridad con los presos y presas, y que se celebrará a partir de septiembre. Por ello, 2 acusadas de este sumario han tomado la palabra para explicar la situación en la que se encuentran y dar cuenta de las convocatorias de las próximas semanas.

LAB ofrece su apoyo total a las personas acusadas y se adhiere a todas las convocatorias. Tenemos claro que la solidaridad no se puede juzgar. Es más, en nuestra opinión, la activación por los derechos de los presos y presas es imprescindible y eso mismo impulsaremos en las empresas y en la calle, de cara a dar una solución a este tema.

También tenemos claro que la sociedad vasca aspira a un futuro basado en una paz justa, en valores democráticos y en la convivencia. Para ello, es necesario dar pasos en el tema de las personas presas y refugiadas y tomar medidas para que todos los sufrimientos desaparezcan. En ese esquema, todos y todas ganamos.

Entre esas medidas a tomar, algunas son urgentes: acabar con la dispersión, liberar a los presos y presas enfermas y quienes han cumplido las 3/4 partes de su condena y acabar con la imposición sistemática del 1º grado. Los pasos que ha dado EPPK en esta dirección posibilitan la adopción de estas medidas.

Por tanto, los retos de LAB para los próximos meses son: impulsar la activación de los trabajadores y trabajadoras por los derechos de las personas presas en las empresas y en la calle; trabajar con otros sectores sociales para acompañar los pasos dados por EPPK de cara a la adopción de medidas urgentes; y finalmente, hacer frente al ataque contra la solidaridad para con las personas presas.