El Pikete feminista de LAB se moviliza en Bilbo ante la agresión sexista sufrida por una trabajadora de Lanalden en Azkuna Zentroa. Exigimos a Azkuna Zentroa y a la empresa Lanalden que asuman responsabilidades, que reconozcan la gravedad de lo sucedido y que adopten medidas inmediatas frente a la desprotección a la que se ven obligadas estas trabajadoras.

El pasado día 15 de agosto, una trabajadora de la empresa Lanalden sufrió una agresión sexual mientras se encontraba en su puesto de trabajo en el Azkuna Zentroa.

La agresión se produjo en la azotea del edificio, en una de las exposiciones, donde habían mandado a la trabajadora, a pesar de no ser una tarea para la que estaba contratada. Un hombre, aprovechando que se encontraba sola, se abalanzó sobre ella, agrediéndola sexualmente, por lo que la trabajadora interpuso una denuncia.

A pesar de lo ocurrido, al día siguiente, Azkuna Zentroa optó por enviar nuevamente a esta misma trabajadora en las mismas condiciones, sin adoptar ningún tipo de medida de seguridad y negando de este modo la responsabilidad que como empresa le correspondía, sin importarle ni la seguridad ni las consecuencias psicológicas que esta mujer había padecido.

Desde LAB queremos denunciar que Azkuna Zentroa no puso en conocimiento lo sucedido, por lo que hasta noviembre, el comité de empresa de Lanalden no ha tenido constancia de la agresión que sufrió una de sus compañeras, negándoles el derecho a la información y el ejercicio de sus funciones sindicales. A consecuencia de ello, desde que en agosto ocurriera la agresión hasta que el comité ha tenido información de lo sucedido y ha podido exigir que se adoptaran medidas, han seguido manteniendo a las trabajadoras que estaban en ese puesto de trabajo en las mismas condiciones sin ningún tipo de protección. Exigimos a Azkuna Zentroa y a la empresa Lanalden que asuman responsabilidades, que reconozcan la gravedad de lo sucedido y que adopten medidas inmediatas frente a la desprotección a la que se ven obligadas estas trabajadoras.

También queremos denunciar que, a pesar de haber ocurrido una agresión sexual en Azkuna Zentroa, éste sigue sin informar a las trabajadoras sobre el protocolo ante acoso sexual o acoso por razón de sexo, para de este modo dotarlas de instrumentos efectivos en caso de agresión.

No es la primera vez que una mujer sufre una agresión sexual en su puesto de trabajo, pero hoy aún seguimos sin los mecanismos necesarios para que esta lacra, que es la violencia machista, no tenga cabida en el mundo laboral.

Es por ello que desde LAB exigimos que se obligue a las empresas a trabajar en la prevención ante el acoso sexual y casos por razón de sexo. Así como a elaborar protocolos de actuación acordados con la parte social para que los centros de trabajo se conviertan en espacios libres de violencia machista y discriminación.

Nosotras seguiremos en esta lucha colectiva, enredadas, acompañadas por otras mujeres. Llamamos al pikete feminista como estrategia ante esta agresión, reivindicando así la autodefensa feminista como respuesta legítima. Nos tendréis en frente, organizadas, ocupando los espacios y denunciando en ellos públicamente lo que las empresas e instituciones quieren ocultar, hasta que los centros de trabajo sean espacios seguros y libres de agresiones para las trabajadoras.