Ante el más absoluto inmovilismo de Osakidetza y su absoluta falta de voluntad negociadora para atender nuestas reivindicaciones, Osakidetza vive hoy su cuarta jornada de huelga en lo que va de año, jornada que se suma a las más de 8 que acumula en Centro Vasco de Transfusiones y Tejidos Humanos.

En esta ocasión, los sindicatos LAB, SATSE, ELA, CCOO, UGT y ESK hemos convocado una jornada de huelga en toda la Atención Especializada y toda la Red de Salud Mental para denunciar la precariedad que padecen ambos colectivos y pedir soluciones inmediatas.

El seguimiento está siendo amplio en los niveles asistenciales convocados. Así, cabe destacar que en muchos servicios se está funcionado exclusivamente con los servicios mínimos y en otros, como los quirófanos del Hospital Zumarraga, Mendaro o los quirófanos de cirugía local del Hosptal San Eloy, éstos permanecen cerrados por el efecto de la huelga. En el CVVTH el seguimiento está siendo también del 100%.

Y ello a pesar de unos servicios mínimos que, como viene siendo habitual, han dejado sin derecho de huelga a miles de trabajadores y trabajadoras. En este sentido, queremos denunciar que, con la excusa de la pandemia, el Departamento de Trabajo aumentó los servicios mínimos habituales, que ya eran abusivos, y a día de hoy, a pesar de haber levantado la práctica totalidad de las restricciones en la calle, sigue amparándose en la pandemia para mantener ese aumento en el número de efectivos. Por si esto fuera poco, la Orden llegó el viernes a las 14:00, lo que ha provocado que en algunas OSIs, la plantilla se haya enterado esta misma mañana de que era servicio mínimo y, en otros casos, que se hayan nombrados servicios mínimos antes de recibir la orden y conocer el propio contenido. Sin duda, estamos ante una nueva estrategia para desactivar la huelga.

Por desgracia, y a pesar de la intensa dinámica de movilizaciones que estamos llevando a cabo desde diciembre pasado, queremos denunciar que Osakidetza no ha cambiado de postura: sigue en la senda de la propaganda y la imposición y se niega a negociar y a atender nuestras reivindicaciones. Buen ejemplo de ello es lo ocurrido en la Mesa Sectorial de la semana pasada. Como ya denunciamos, Osakidetza se ha negado a acabar con una tasa de temporalidad que ronda el 58% y afecta a más de 24.000 trabajadores y trabajadoras. Ante esta foto de la situación de empleo, Osakidetza ha impuesto una tasa de estabilización de 3.700 plazas.

Otro buen ejemplo lo constituye el Desarrollo Profesional. Más allá de la propaganda, a día de hoy, seguimos sin saber cuándo se va a realizar la convocatoria y cuándo va a cobrar la plantilla un salario que Osakidetza les adeuda hace años. Recordemos que Osakidetza se había comprometido a realizar una convocatoria extraordinaria en diciembre del año pasado.

Los sindicatos LAB, SATSE, ELA, CCOO, UGT y ESK hacemos, una vez más, un llamamiento a Osakidetza y al Departamento de Salud para que abandonen la senda de la imposición y la propaganda y recuperen el diálogo y la negociación para poner en marcha soluciones estructurales y de calado. Sin duda, es el momento de reforzar las sanidad pública.