Nos hemos concentrado frente a la Diputación Foral de Bizkaia para informar sobre la situación que viven las y los trabajadores de intervención social. Concretamente, llevan muchos años luchando por sus condiciones de trabajo y su salud laboral.

En tiempos de pandemia, a las y los trabajadores del sector se les dijo que eran esenciales, al igual que a otros colectivos, por lo que estuvieron en primera línea. Dadas las circunstancias, se les comunicó que vendrían cambios y que se pondría en valor su trabajo. Pero muchas veces las palabras y los hechos no coinciden y la realidad nos ha demostrado, en este caso también, que las palabras se las lleva el viento.

Desde entonces, este sector plural, feminizado y complejo no ha recibido más que agresiones: despidos, empeoramiento de las condiciones laborales, aumento de las subcontrataciones, descuelgue por parte de algunas empresas del convenio, etc. Es decir, empeoramiento de las condiciones laborales de las y los trabajadores para interés y beneficio de algunos.

Y es que los servicios sociales que deberían ser públicos están en manos de empresas, asociaciones y entidades privadas, ante la indiferencia de la Diputación Foral de Bizkaia. Consecuencia de esto, las y los trabajadores del sector conviven con condiciones precarias. La privatización de los servicios sociales está directamente relacionada con esto.

Convenio tras convenio, LAB considera que no han desaparecido algunos de los principales problemas existentes en el sector y que ello conlleva consecuencias negativas para las condiciones de vida y trabajo de las y los trabajadores.

Llevamos muchos años denunciando los insoportables ratios que sufren la plantilla, luchando contra contrataciones precarias cada vez más evidentes, buscando un convenio colectivo lo más digno posible en beneficio de las y los trabajadores y de sus jubilaciones, poniendo en valor la salud y prevención laboral, impulsando planes reales de igualdad y conciliación, y, cómo no, actuando contra la subcontratación que sufre el sector.

Por ello, consideramos imprescindible luchar por todos estos derechos laborales y apelamos a la unión entre trabajadoras y trabajadores y sindicatos.