Las trabajadoras de limpieza de edificios y locales de Bizkaia se encuentran ante un momento clave en la lucha por un convenio digno. La patronal está muy lejos de querer dignificar su labor; un trabajo feminizado, precarizado y casi siempre invisibilizado. Por ello, los sindicatos LAB, ELA y ESK hemos decidido salir a la calle a denunicarlo.

Uno de los objetivos es el fin de la brecha salarial. Una de las claves en la negociación del convenio es que se reconozca la existencia de una brecha salarial de género en el sector. El sector de la limpieza cuenta con algo más 29.000 empleadas y empleados en la CAV. De ese total 26.000 (86%) trabajan en la limpieza de edificios y locales, donde el 85% son mujeres y 4.000 trabajadores pertenecen a la limpieza viaria, donde por el contrario el 76% son hombres. La diferencia salarial entre un colectivo y otro ronda el 40%. Y eso dejando al margen el plus toxico/penoso/peligroso que compensa el hecho de trabajar en la calle, por lo que la razón de esta brecha entre los dos colectivos no es otra que la condición de sector feminizado en el caso de la limpieza de edificios y locales.

También exigimos salarios dignos, 1.200 euros x 15. Por todo esto, han decidido salir a la calle y decir basta. Ha llegado el momento. Tenemos claro que el momento de dignificar los salarios en limpieza es ahora y que la mayor lucha contra la precariedad es garantizar que las trabajadoras de la limpieza de edificios y locales de Bizkaia tengan para empezar salarios mínimos de 1.200 euros en 15 pagas.

Ha llegado la hora de que esta esencialidad se traduzca en salarios dignos para el colectivo de trabajadoras de limpieza de edificios y locales de Bizkaia.