LAB ya consiguió que en la Hacienda de Bizkaia y Gipuzkoa se realice la exención de la renta a las personas contratadas bajo el Decreto 103/2019, obligando a las administraciones locales al cumplimiento de las normas forales bajo el Artículo 9.9. Pero en Araba no mostraron la disponibilidad de aceptarlo, y las personas investigadoras predoctorales de la UPV/EHU tuvimos que denunciarlo. Pero esta lucha que llevó a cabo el sindicato LAB ha sido finalmente aceptada por la Hacienda alavesa. Y en Araba también aceptarán la exención IRPF de las personas contratadas bajo del Decreto 103/2019. Además, se podrá solicitar la devolución de lo retenido en los últimos 3 años.

Gracias a LAB, actualmente el salario de las personas investigadoras predoctorales de la UPV/EHU es un 10 % mayor que en el Estado español, y será un 18% mayor antes de julio de 2024. LAB lleva años denunciando los sueldos precarios inferiores a mil euros de las personas contratadas para investigación predoctoral. Este año hemos conseguido llegar a acuerdos para subir a más de 1200 € al mes hasta los mínimos de la Carta Social Europea, pero nuestro objetivo es equiparar el salario predoctoral al salario de Profesorado ayudante.

Cuando entró en vigor el Estatuto del Personal Investigador Predoctoral en Formación (EPIPF), la UPV/EHU no ajustó los salarios predoctorales a lo que recoge el Estatuto. Ante esta situación, iniciamos y ganamos una intensa batalla judicial. En diciembre de 2021 consiguieron firmar el acuerdo de salarios del personal investigador temporal, amparado por el 81,5 % de la representación sindical. Con ello, se regularizaron los salarios predoctorales y postdoctorales. En concreto, en el caso de los contratos post-doc Margarita Salas, el logro fue evidente: se ha conseguido tener salarios netos mensuales de 1721 € en la UPV/EHU (en 14 pagas). Un 18-19% más alto que otras universidades estudiadas por LAB en el Estado español.

Sin embargo, a pesar de estos logros, la vía de entrada del personal docente e investigador de la Universidad está llena de obstáculos, precarización y discriminación, según denuncia el sindicato. Seguiremos trabajando en la defensa de la trayectoria investigadora y docente y en la mejora de las condiciones laborales del personal: reconocimiento de sexenios al profesorado temporal, reconocimiento de quinquenios en contratos parciales, retribución de todo trabajo en contratos parciales (gestión, formación y formación de clases), reducción de la burocratización, reparación de las injusticias que la LOSU generará en el profesorado ayudante, y un largo etc.