Apenas celebradas las elecciones sindicales y sin estar aun conformados los Comites de Empresa de Gasteiz y Urbina, la Dirección de Celsa Atlantic – Laminaciones Arregui ha comunicado el inicio de un nuevo procedimiento de despido colectivo y de suspensión de contratos para estas plantas.

Ante esto, en primer lugar queremos recordar que este proceso dura casi 3 años y en él la dirección de la empresa se ha caracterizado por querer imponer sus intenciones y no afrontar una verdadera negociación que solucione el problema. La plantilla ha pasado todo este tiempo luchando, logrando un gran apoyo social y consiguiendo también importantes victorias judiciales. Precisamente las últimas de ellas conllevaron la readmisión de decenas de trabajadores despedidos.

Sin embargo, en todo este proceso, en el que se ha aplicado la reforma laboral de la forma más violenta a las y los trabajadores, a quienes la justicia ha dado constantemente la razón, las instituciones, especialmente el Gobierno Vasco, han sido incapaces de ponerse al lado de la plantilla, poner coto a los ataques de la empresa, asegurar el cumplimiento de las sentencias y garantizar una verdadera negociación.

En estos meses la Dirección de la empresa ha mantenido fuera de las fábricas en centros de formación -uno de ellos, una fundación de UGT- a los trabajadores primero despedidos y ahora readmitidos. Sin embargo, ha visto que en las elecciones sindicales no le salen las cuentas y no puede valerse del apoyo de UGT a sus intereses y por ello anuncia este nuevo ERE de extinción.

Ante ello, LAB exige un posicionamiento claro y contundente de clase política, especialmente del Gobierno Vasco, en defensa de las y los trabajadores y espera que se impliquen activamente para que se ponga fin definitivamente a este largo conflicto. Asimismo, mostramos nuestro compromiso para seguir luchando por el empleo y los derechos de las y los trabajadores y hacemos un llamamiento a la movilización social para terminar con estos ataques.