El piquete feminista de LAB se ha movilizado a la entrada del hospital de Basurto en Bilbo, en vísperas de la jornada de huelga del 22 de abril, para denunciar la temporalidad que viven las y los trabajadores de las administraciones de la CAV. Hemos destacado que las mujeres son las más afectadas por esta situación.

Eider Casanova, representante de la Federación de Servicios Públicos de LAB, ha tomado la palabra en la protesta: «La precariedad tiene rostro de mujer en los servicios públicos. Todos los procesos de privatización que se dan en los servicios públicos se dan en colectivos feminizados; si en general la tasa de temporalidad es alta, esta tasa es aún más alta en los colectivos feminizados; también existe brecha salarial en los servicios públicos, porque los problemas que tenemos las mujeres para el desarrollo profesional se mantienen y los permisos para el cuidado, licencias, etc. caen sobre nuestras espaldas. Por eso, queremos decir claro que necesitamos soluciones eficaces, y, para conseguirlo, necesitamos instrumentos; leyes. Necesitamos un sistema público de cuidados que reconozca las tareas de las mujeres para sostener la vida».