Protesta que llevamos a cabo el año pasado en Lakua ante la primera reunión de la denominada Mesa de Diálogo Social.

El acuerdo de hoy es puro marketing y ratifica lo dicho por LAB en varias ocasiones, la Mesa del Diálogo Social no tiene otro objetivo que dar paso a la agenda de la patronal y justificar al Gobierno Vasco. LAB ha sido muy crítico desde el principio con el modelo de diálogo social que se ha venido implantando. Y decimos con el modelo y no con la vía del diálogo y el acuerdo, porque muchas veces reivindicamos la necesidad de acuerdos. En el contexto de la huelga general de 2019 convocamos un Acuerdo Interprofesional sobre temas concretos y que no supone ningún ejercicio de desobediencia, por ejemplo, para decidir el salario mínimo según los parámetros de aquí.

En cuanto a la Industria 4.0, LAB ha precisado que las empresas están despidiendo trabajadores y trabajadoras y destruyendo empleo. Mientras las y los trabajadores luchan en defensa de los puestos de trabajo, el Gobierno está apoyando a la patronal, abandonando a los y las trabajadoras. Con el acuerdo de hoy, una vez más, quieren que la transición industrial también la paguen los y las trabajadoras, dejando las manos libres a la patronal para hacer despidos.

Por otro lado, la patronal no tiene voluntad real de dar los pasos necesarios en igualdad, tal y como se está demostrando en la negociación colectiva. La patronal no quiere acabar con la brecha y tal y como estamos viendo, el Gobierno tampoco, si no, mejoraría las condiciones laborales de las mujeres que están trabajando subcontratadas para ella.

En cuanto a la especialización, han acordado una cualificación y especialización profesional a medida de la patronal para seguir multiplicando sus beneficios. La cualificación y especialización debería servir para dignificar las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras mayoritarios de este país y garantizar el empleo.

Por tanto, podemos concluir que lo acordado en la Mesa de Diálogo Social responde exclusivamente a los intereses de la patronal, excluyendo a las y los trabajadores. Por otra parte, lo acordado permite al Gobierno Vasco continuar con su campaña de márketing mientras apoya las políticas de Confebask de precarización y pérdida de empleo. En cuanto a CCOO y UGT, se han vendido a cambio de salir en la foto. Para terminar, la Mesa de Diálogo Social no responde a las necesidades de las y los trabajadores de la CAV.