El Comité intercentros de ETB interpuso una demanda en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) porque la dirección de la empresa estaba vulnerando una serie de derechos sindicales (37 peticiones de información). La vista oral tuvo lugar el 10 de abril y en ella la dirección, en su defensa, reconoció que un buen número de derechos no estaban efectivamente siendo reconocidos y otros tantos negó estuviera quebrantando. Pero sin lugar a dudas más sorprendente fue aún la decisión que la Dirección había tomado ya antes de ir al juicio. Cual era llevar a la Audiencia nacional y no al TSJPV todos los conflictos colectivos que se produjeran en ETB. La razón alegada, las corresponsalías de Madrid y Barcelona habían sido adscritas como centros de trabajo siguiendo los criterios marcados por la asesoría jurídica. Un matiz nada desdeñable porque en el caso de haber sido denominados lugares de trabajo en lugar de centros, los conflictos colectivos se resolverían aquí, en el TSJPV.

El Comité de trabajadores de ETB reprueba esta decisión y quiere hacer llegar al Consejo de Administración la gravedad del hecho y sus consecuencias:

1. Los conflictos colectivos desaparecen de su marco natural de resolución, el TSJPV, y recalan en otro extraño y ajeno para este Comité como es la Audiencia Nacional.
2. El PRECO, el órgano previo para la resolución de conflictos al que ha acudido este Comité en innumerables ocasiones, pierde virtualidad.
3. Los sindicatos ELA y LAB, que forman la mayoría sindical en Euskal Herria, y que tienen la representación total en ETB, quedan huérfanos en la iniciativa colectiva activa, porque no tienen representación en el ámbito estatal.
4. En consecuencia, la única acción ante los tribunales es la que procede de las demandas individuales. Una realidad que choca frontalmente contra la negociación colectiva. Es decir, resulta baldío negociar, acordar y firmar con la Dirección porque ante cualquier incumplimiento este Comité no puede ejercer la defensa jurídica colectiva.

Teniendo en cuenta lo anterior, el Comité de ETB hace la siguiente reflexión:

1. Para la Dirección es evidente que los sindicatos y el Comité de trabajadores somos un obstáculo. Aprovecha la ocasión para individualizar las relaciones laborales ejerciendo abuso de autoridad.
2. Así las cosas, y en base a la actitud antisindical y antidemocrática de la Dirección, ELA y LAB hemos decidido no adoptar con ellos ningún acuerdo que tenga relación con la negociación colectiva. Somos conscientes de que son tiempos de decisiones estratégicas en EITB y pedimos que la Dirección trate por lo tanto con respeto a los representantes de los trabajadores. Con voluntad hay solución para salir de este atolladero. De esta manera, el Consejo de Administración tiene la oportunidad de conocer de primera mano la situación, y puede actuar para corregirla.