Hemos realizado encuentros en todos los herrialdes para constituir y organizar la Comunidad de Acción Social de LAB. Concretamente, nos hemos reunido este sábado en Irun, Atarrabia y Basauri, y el pasado jueves en Gasteiz, con un mismo objetivo: poner en marcha una nueva herramienta de trabajo y lucha para combatir la precarización de la vida y promover la transformación del modelo socio-económico, tanto en Hego como en Ipar Euskal Herria. En este sentido, el encuentro de Irun ha contado con la asistencia, no solo de ciudadanas y ciudadanos guipuzcoanos, sino también del otro lado del Bidasoa.

Hace unas semanas abrimos la inscripción para formar parte de la Comunidad de Acción Social bajo el lema «Lantokitik herrira! Eraldaketarako tresna».  La primera parada dentro de este nuevo recorrido han sido los encuentros citados. Los hemos organizado para tener un primer punto de encuentro, en el camino de definir cómo va a ser la comunidad y en qué va a incidir. Así, la participación ciudadana en los encuentros ha sido muy enriquecedora y hemos llenado de contenido el reto.

Para rechazar los desahucios, el TAV, la incineradora y toda privatización; para revolucionar el patriarcado, practicar la disidencia sexual y alimentar pequeñas soberanías cotidianas; para denunciar las guerras e imperialismo y organizar la solidaridad con las y los refugiados; para combatir la precariedad de las y los jóvenes y movilizarse a favor de pensiones dignas… la Comunidad de Acción Social trabajará con diferentes objetivos y, tal y como hemos explicado en los encuentros, se podrá participar en dos ámbitos:

-Red de acción social: para quién desea informarse, además de poder conocer y participar en las iniciativas y campañas de la comunidad de acción social.

-Áreas de acción social: organizaremos puntos de encuentro a nivel de herrialde para trabajar y desarrollar una determinada línea de trabajo (diversidad de origen, derecho a la vivienda, ecologismo…).

Desde el sindicato LAB siempre hemos intentado estar al lado de las y los trabajadores, organizándonos en defensa de nuestros derechos. Además de en los centros de trabajo, también nos organizamos en el pueblo, en el barrio y en la calle. Desde lo pequeño, lo local, y a diario, somos una gran comunidad que incide en nuestros pueblos y barrios, y vamos a profundizar en ello con la Comunidad de Acción Social.

Reflexión y acción

Vida vs capital. Esa es la dicotomía. Por eso, limitarnos a luchar por las condiciones laborales de las y los trabajadores lo entendemos como una alternativa no suficiente. Es decir, consideramos imprescindible actuar en defensa de las condiciones de vida de las y los trabajadores.

Así las cosas, hemos desarrollado en los últimos años una serie de decisiones políticas y organizativas con el objetivo de repensar, reformar y ser eficaces en el contexto que vivimos.

Esta semana, en los encuentros que hemos mantenido en cuatro herrialdes, hemos dado el pistoletazo de salida a una nueva herramienta de intervención sindical en el ámbito social: la comunidad de Acción Social.

La Comunidad de Acción Social es una apuesta por la renovación y la eficiencia de la actividad sindical sociopolítica que llevamos en nuestro ADN desde la creación de LAB. La Comunidad de Acción Social nace con la vocación de ofrecer un nuevo espacio organizativo a toda nuestra afiliación y fortalecer nuestro músculo militante. Desde los centros de trabajo al pueblo, con el objetivo de extender nuestro impulso transformador.

Hemos organizado cuatro encuentros en Irun, Atarrabia, Basauri y Gasteiz. Junto a las y los cientos afiliados que se han inscrito hemos puesto la primera piedra, habilitando un espacio para reflexionar conjuntamente sobre el carácter de la comunidad, el trabajo y la forma de organización. Hemos hecho un ejercicio que ha sido muy productivo, estableciendo bases sólidas para su puesta en marcha el próximo curso.

En los encuentros también hemos tomado la decisión de entrelazar reflexión y acción. Porque creemos que vamos a construir nuestra comunidad en la práctica, porque estamos organizando la comunidad de Acción Social para eso: para influir en el contexto social en el que vivimos.