El preacuerdo alcanzado en verano recogía la que ha sido la principal reivindicación del sector, la garantía del IPC. Desde entonces hemos mantenido numerosas reuniones que han resultado muy complicadas y hoy, hemos conseguido firmar el convenio. Lo primero que queremos destacar desde LAB, es que todas las mejoras que recoge el acuerdo son fruto de las 3 huelgas y numerosas movilizaciones que han llevado a cabo en estos dos años las trabajadoras del sector.

En cuanto a los contenidos, el convenio recoge una serie de mejoras que han sido reivindicadas por las trabajadoras; un incremento salarial del 12,9% en los cuatro años de vigencia del convenio y una actualización del IPC al final de la vigencia del mismo, una reducción de jornada de 30 horas a lo largo de toda la duración del convenio, un incremento del plus de antigüedad y la compatibilidad entre los pluses de domingo y noche, el derecho a acumular las reducciones de jornada por cuidado o la reserva del puesto de trabajo de 2 años en las excedencias por cuidado. Además, existen otras mejoras en los contenidos del convenio. Por tanto, es innegable que el texto recoge acuerdos que mejoran las condiciones laborales del sector.

En este sentido, queremos señalar que nos hemos encontrado ante una patronal rígida, formada por organizaciones sociales que cumplen una función social. AISA, durante estos dos largos años de negociación, ha tenido las posiciones de una patronal tradicional. Esta “patronal social” se ha negado a aceptar numerosas propuestas adaptadas a la diversidad de la sociedad actual. Desde LAB estaremos muy atentas con las formas en las que las entidades realicen las contrataciones ante las evidentes intenciones precarizadoras de AISA.

Como hemos constatado con la lucha que hemos llevado a cabo en estos dos años, es imprescindible un sector organizado. La disposición a trabajar expresada por la base social de LAB, tanto en la mesa negociadora como en la calle, a realizar propuestas y llevarlas a cabo ha sido evidente. La presencia de la afiliación de LAB, en la lucha llevada a cabo, ha superado con creces nuestra representación en el sector.

Es el momento de poner en valor el trabajo que hemos hecho y en este sentido, vamos a seguir trabajando para revertir las mayorías sindicales del sector y actuar con responsabilidad ante las necesidades del mismo.

Por tanto, una vez más y de forma contundente, el mensaje más importante que os queremos transmitir desde el sindicato LAB es que ¡la lucha merece la pena! Las huelgas y movilizaciones que han llevado a cabo los trabajadores del sector han tenido una incidencia directa en el proceso de negociación, que es la base del modelo sindical que lleva a cabo LAB. Zuekin bagara!