Hoy, 27 de septiembre, se ha reunido la Mesa Negociadora de Madera de Araba y hemos firmado el convenio. Tras una negociación que se ha prolongado durante 2 años y medio, los trabajadores y trabajadoras del sector tienen un nuevo convenio de eficacia general. Queremos recordar que en este sector trabajan alrededor de 500 personas y que han sufrido mucho la crisis de 2008, así como la situación derivada de la pandemia.

Por ello, queremos subrayar los principales puntos que conlleva el convenio, que creemos que responde a muchos de los problemas del sector, ayudando a salir a los trabajadores y trabajadoras de la precariedad:

• Incremento anual del 1,5% y revisión del IPC a la finalización del convenio • Consolidación de la paga San José

• Cláusula de inaplicación

• Ultractividad ilimitada

• Equiparación de parejas de hecho y cónyuges

• Compromiso de revisión de las categorías más bajas (de formación)

• Comisión de Igualdad sectorial

• Posibilidad de desplazarse un día en el calendario, abriendo la posibilidad de rebajar la jornada en el siguiente

• Mejora del complemento en bajas laborales, de 10 a 15 meses

Así, gracias a la subida y a la consolidación de la paga San José, al final del convenio los salarios se incrementarán al menos un 6,7%.

LAB ha intentado impulsar continuamente la activación de las y los trabajadores, emprendiendo iniciativas por su cuenta y promoviendo en la medida de lo posible la unidad sindical para movilizar al sector. Así, las propuestas de dinámica de los últimos meses han sido impulsadas por LAB, y tenemos claro que gracias a ellas se ha conseguido mover a la patronal de sus posiciones iniciales. El pasado mes de julio, los 4 sindicatos convocamos una movilización conjunta y trasladamos a los responsables de SEA las firmas de 300 trabajadores y trabajadoras pidiendo un convenio con condiciones dignas.

Queremos dejar claro que el camino en común ha sido difícil: a veces las pocas ganas han sido evidentes y otras veces hemos visto como tras posiciones maximalistas se ocultaba la falta de voluntad real de confrontar.

Sin embargo, LAB se ha mantenido en ese camino de impulsar la activación de las y los trabajadores y el trabajo sindical en común, hasta conseguirlo, aunque este último haya sido menor de lo deseado.

En cualquier caso, LAB seguirá trabajando en los próximos años, promoviendo luchas y dinámicas en el sector, siempre en defensa de unas condiciones laborales dignas en el sector, y de cara a pelear aún más mejoras en el próximo convenio.