A convocatoria del sindicato LAB, un nutrido grupo de personas se ha concentrado hoy en Uharte, frente a la panadería de la empresa El Panadero de Eugui [sic], para denunciar que han despedido a una trabajadora por coger un tupper de macarrones que iba a la basura y para exigir su inmediata readmisión.

El pasado 20 de mayo, la empresa El panadero de Eugui despidió a una trabajadora acusándola de llevarse un tupperde macarrones que iban a tirarse a la basura. El despido que la empresa utilizó fue el despido disciplinario, sin siquiera valorar que nunca antes había sido sancionada, y que había realizado su jornada laboral de 8 horas seguidas sin el correspondiente descanso obligatorio, y la acusó de llevarse un tupperde macarrones caducados.

Visto el alucinante motivo de despido disciplinario, cabría pensar que el despido tiene más que ver con una venganza que con lo que realmente alega la empresa. Y es que solamente un mes antes del despido esta trabajadora, junto con varias otras, ganó un juicio en el que se reconoció que tenían derecho a dos días de descanso semanal, cosa que la empresa llevaba negando años.

Por todo lo anterior, el sindicato LAB exige la readmisión inmediata de esta trabajadora. No vamos a permitir este tipo de abusos en el trabajo, y queremos anunciar que de no readmitirse a la trabajadora inmediatamente, las movilizaciones continuarán en julio, frente a otros centros de El Panadero de Eugui, en Pamplona.