Tras más de un año desde la declaración de pandemia mundial, poco a poco hemos ido descubriendo nuevas y duras consecuencias derivadas de la COVID19. Una de ellas es la denominada como COVID Persistente o Long COVID, que tal y como reconocen las autoridades sanitarias estatales son síntomas del virus que pueden prolongarse a lo largo del tiempo.

Aunque existan evidencias científicas sobre el Long Covid y la propia Organización Mundial de la Salud reconocía dicha patología dándole un Código Internacional de Enfermedad (CIE 11), las autoridades sanitarias no han dado pasos efectivos para el reconocimiento de esta enfermedad.

Todo esto ha conllevado, que nos estamos encontrando con casos en los que se llega al año de baja, y por lo tanto dicha baja pasa a depender del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) que en ese momento es quien decide qué hacer con esa baja. Ante la indefensión e incertidumbre que conlleva esta situación, se hace indispensable profundizar en la acción sindical y social para conseguir el reconocimiento formal de la enfermedad, así como la investigación, tratamiento, etc.

En  ese camino, el sindicato LAB ha confeccionado una guía para las personas que sufren COVID Persistente o Long COVID. En ese sentido, la vocación del sindicato es que esta guía sea una herramienta útil para todas aquellas y aquellos trabajadores que estén padeciendo el Long COVID.