Desde el sindicato LAB estamos preocupadas por la deriva que está tomando la negociación del Convenio de Limpieza de Edificios y Locales de Bizkaia. Transcurrido un año desde que iniciase la negociación, la situación es grave, está muy lejos del acuerdo y se empieza a intuir un cierto bloqueo. Esta gravedad se ha evidenciado en la última reunión, en la que las patronales han tenido la desfachatez de no traer ninguna propuesta nueva.

El convenio de limpieza es uno de los más importantes de Bizkaia, es el paraguas bajo el que se regulan las condiciones laborales de más de 11.000 trabajadoras y trabajadores. Abandonarlo a su suerte, significa condenar a la precariedad a cientos de trabajadoras que todos los días fregona en mano, salen de casa para ganarse el pan.

LAB apuesta por hacer una lucha ejemplar por este sector. Apuesta por la activación, la movilización y la confrontación para mejorar las condiciones laborales de todas y cada una de las trabajadoras de limpieza. Y eso no puede ser si no que a través de la lucha por el convenio provincial, el de todas.

A día de hoy, el convenio provincial está bloqueado. Y hay quién con motivo de este bloqueo ha iniciado vías propias con el objetivo de conseguir acuerdos de centro. Vemos con preocupación cómo se convocan huelgas indefinidas en ayuntamientos, en Museos, en Universidades, etc. En colectivos a los que les aplican el mismo convenio que estamos tratando de negociar desde hace un año. El mismo convenio por el cual venimos movilizándonos desde el pasado mes de noviembre.

Sin desmerecer la iniciativa de estas compañeras, que luchan por mejorar sus condiciones, nos preguntamos; ¿Es acertado dividir, en vez de unificar las luchas de un colectivo cada día más castigado?

El convenio sectorial es el suelo, regula las condiciones mínimas en las que se debe trabajar en el sector de la limpieza. Establece los salarios de las que limpian los Ayuntamientos, pero también de las que limpian los portales. Las que limpian museos como el Guggenheim, pero también el de las que limpian las oficinas bancarias a las 6 de la mañana cuándo todavía es de noche y hace frío. El convenio de limpieza, no es el convenio para unas pocas, es el convenio para todas las demás.

Abandonarlo a su suerte, mientras se abren negociaciones de centro en lugares que, por su particularidad, despiertan mayor interés mediático es un error. Significa seguir disecionando al sector y conseguir mejoras para unas pocas, mientras nos olvidamos de todas las demás; de las pluriempleadas, de las que pertenecen a empresas sin Comité, de las que van cubriendo bajas por todo el territorio a espera de ser fijas algún día.

Desde LAB hacemos un llamamiento a todas las trabajadoras de este sector por la unidad de acción, por aunar fuerzas y por movilizarnos conjuntamente para conseguir un convenio digno de limpieza para toda Bizkaia. Tenemos delante a una patronal decidida a no darnos nada. Pero juntas somos invencibles.

Desde LAB seguiremos en la lucha por el convenio provincial, pero os necesitamos a todas. Solo parando todas juntas podremos conseguir que ellos se muevan.