Trabajadoras del ámbito de los cuidados se han reunido en Altsasu con motivo del encuentro organizado por LAB bajo el lema «Hacemos posible la vida, somos esenciales». Concretamente, hemos puesto el foco en las luchas de los sectores relacionados con los cuidados, feminizados todos ellos, y, entre todas, hemos acordado una batería de reivindicaciones propias a su esencialidad.

En su intervención, la secretaria general Garbiñe Aranburu ha reconocido la importancia de la lucha de estas trabajadoras y ha remarcado su carácter esencial. «Las mujeres de LAB sois protagonistas importantes en la lucha sindical y social. Sois imprescindibles; esenciales».

Para dar punto final a las jornadas, el sindicato ha mostrado su compromiso más firme, amparado en las reivindicaciones acordadas; publificación, sistema público comunitario de cuidados e implementar medidas feministas en las relaciones laborales, entre otras.

En el manifiesto elaborado al respecto, en primer lugar hemos recordado unas palabras de la activista feminista Angela Davis: «Las mujeres siempre han sido la columna vertebral de la lucha por la justicia social».

A continuación, hemos hecho pública nuestra propia reflexión: «Somos esenciales, porque hacemos esas cosas imprescindibles que se necesitan para vivir. Esas que no se quieren ver, esas que no se pagan. Esas que hacemos por sueldos y condiciones de miseria cuando se hacen fuera de casa. ¿Esenciales para el sistema?».

«Cuidaremos, educaremos, trabajaremos para disfrutar de la vida y endulzar la vida. Pero porque no estamos dispuestas a vivir encadenadas a los cuidados. Luchamos para cambiar las cosas, para construir una Euskal Herria libre y feminista, para reconocer el derecho a los cuidados, para desmantelar el negocio de los cuidados. ¡La lucha nos hace esenciales!», hemos declarado.

«Somos trabajadoras, mujeres, luchadoras. Hemos sido esenciales en la lucha de la justicia social. Y seremos esenciales en la lucha por reorganizar las tareas de cuidados, que es de justicia. Ese es nuestro compromiso. ¡Ese es el compromiso que pedimos!», hemos añadido.