El 19 de febrero, las y los trabajadores dieron inicio a una huelga indefinida en defensa de sus derechos y su futuro. La situación era insostenible y no les quedó otra que apagar las máquinas y salir a la calle a luchar. Tras varios días de movilización y lucha, la empresa se ha visto obligada a replantearse su posición inmovilista y su actitud pasiva. Ayer al mediodía se realizó una reunión entre la dirección y el comité de huelga y se llegó a un preacuerdo, previa aprobación de la asamblea de trabajadores y trabajadoras.

En dicho acuerdo, según explican las y los trabajadores en un comunicado, la empresa se compromete a:

1. En el plazo de 10 días, a pagar todos los atrasos de nóminas que adeuda a la plantilla.

2. Crear una comisión mixta formada por la empresa y 3 representantes de los y las trabajadoras. La comisión de reunirá periódicamente y su función será la de hacer un seguimiento y control de la situación de la empresa y crear mecanismos y poner medidas para evitar volver a escenarios pasados.

3. Las y los trabajadores que están en ERTE, vayan regresando progresivamente a sus puestos de trabajo, dejando en suspensión dicha medida.

Por todo ello, las y los trabajadores de La Auxiliar Naval desconvocamos la huelga que iniciamos el 19 de febrero, dejando claro que cualquier incumplimiento por parte de la empresa, actitudes y malas prácticas del pasado tendrán una respuesta conjunta y organizada por parte de los y las trabajadoras.

Para finalizar, agradecer a toda la gente que nos ha apoyado y ayudado a socializar nuestra lucha. De todo esto sacamos dos conclusiones. En primer lugar, la necesidad de organizarse y actuar de manera conjunta para hacer frente a la situación y al patrón. En segundo lugar, que luchar merece la pena.