LIDL cuenta con 9 tiendas y alrededor de 220 trabajadoras en Gipuzkoa. Desde marzo, están trabajando sin parar. A pesar de que en un principio la empresa tomó algunas medidas, con el transcurso de los meses, se ha ido relajando con la supuesta normalidad, y hoy en día, las plantilla de LIDL se encuentra sola a la hora de sacar adelante la tienda.

Es una petición constante: es imprescindible reforzar la plantilla de los comercios de LIDL. Y no es solo por el Covid-19. La pandemia y las consiguientes medidas de seguridad han multiplicado la carga de trabajo, que ya era existente antes de todo esto. Ya son casi 8 meses así, y todavía en tiempos de pandemia y con el aumento de las ventas derivadas de la Navidad, las trabajadoras de LIDL están cansadas y enfadadas.

Además, en la última semana la situación ha empeorado. En la tienda de Galarreta, por ejemplo, 10 trabajadoras han estado de baja casi dos semanas. Y si bien la empresa ha realizado alguna contratación puntual, se han ampliado las jornadas o enviado algún tipo de ayuda desde otro establecimiento, no es posible sustituir el trabajo de 10 personas. Por lo tanto, la tienda ha recaído en las espaldas de las demás trabajadoras, que han tenido que sacar adelante todo el trabajo extra como si nada hubiera ocurrido. Esto, además de aumentar la carga de trabajo, ha supuesto un aumento de la tensión. Presión porque las trabajadoras van tarde y con prisa en todo momento, enfado porque tienen que trabajar más horas, cansancio porque no han podido descansar adecuadamente, angustia porque se cumplan las medidas de seguridad en la tienda, miedo a que los y las trabajadoras, ellas mismas, enfermen.

Al igual que en Galarreta, en Eibar han llegado a faltar 9 trabajadoras. Hace unas semanas sucedió algo parecido en las tienda de Hernani y Azkoitia, con 4-5 trabajadoras menos en la plantilla. Y en todos estos casos, los y las trabajadoras han tenido que hacer un esfuerzo extra para salir adelante. A veces con refuerzos desde otras tiendas y, por lo tanto, creando bajas en esas mismas tiendas. 

Esto no puede seguir así. Esto incide directamente en la salud física y psicológica de los y las trabajadoras, y si no se toman medidas, se multiplicarán y se crearan más peligros.

Desde el sindicato LAB, hemos trasladado a la empresa las siguientes solicitudes para hacer frente a esta situación:

– Mayor contratación en todas las tiendas.

– Ampliación de jornadas a personal que lo desee.

– Limitar más los aforos de las tiendas.

– Limitar la diversidad de productos.

– Cierre de tiendas a más tardar a las 20:00 de la tarde.

– No utilizar la productividad como mecanismo de presión ni como objetivo.

Seguimos en contacto con la empresa, y si bien por el momento han indicado que se va a realizar un intento de contratación y ampliacion de jornadas, no hemos recibido más que una negativa respecto al resto de las medidas. Por ello, volvemos a insistir, ya que a corto plazo son éstas las que realmente ayudan a disminuir la carga de trabajo, y por supuesto, a garantizar las medidas de seguridad. 

Por otro lado, desde el sindicato LAB solicitamos medidas para poner en valor y compensar el sacrificio y esfuerzo realizado por los y las trabajadoras en los últimos meses. Por cada día de descanso perdido se solicitan dos, y para compensar este plus de esfuerzo realizado en general, se solicitan cuatro días más de vacaciones para toda la plantilla.