El 17 de octubre se celebra el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. La pobreza no es algo natural, existen dinámicas y lógicas estructurales que la generan y son responsables de su existencia. Cada vez son más las dimensiones de la vida que se ven amenazadas. Pauperización, exclusión, violencias, vulneración de derechos fundamentales, mercantilización, saqueo, expolio y precariedad son sólo algunas de las causas de un empobrecimiento que es cada vez más grande y más profundo para las mayoría de los sectores populares y de la clase trabajadora vasca.

Algunos datos confirman esto:

-El 23,3% de los hogares de Hego Euskal Herria se encuentra en situación de pobreza energética.

-En Nafarroa el 65% de las mujeres* frente a el 35% de los hombres ofrecen cuidados a menores y/opersonas en situación de dependencia en sus hogares. Este reparto de cuidados genera desigualdad yempobrecimiento para las mujeres*.

-En Euskal Herria la tasa general de desempleo se ha elevado al 10,4%. Concretamente, en Hego EuskalHerria, en 2020, se han destruido 22.500 puestos de trabajo.

-Un total de 54.197 personas no accede al sistema de prestaciones sociales en la CAPV.

-La brecha de desigualdad salarial en la CAPV es una de las más elevadas desde 1996. El 20% de lapoblación más favorecida tiene una renta 4,4 veces más alta que el 20% más desfavorecido.

Las agenda neoliberal liderada por los gobiernos de Gasteiz e Iruñea y las patronales son responsables directos de este proceso de empobrecimiento. La reforma en ciernes de la RGI en la CAPV, la falta de inversión en servicios públicos y las constantes políticas austericidas profundizan en estos procesos de empobrecimiento y precarización de la vida.

Ya sean las medidas de quienes gobiernan en Euskal Herria como las decisiones en Madrid referidas a la reforma de pensiones, que no se derogue la reforma laboral, la incapacidad de frenar la subida del precio de la luz, la gasolina y en general, de los bienes básicos para la vida, son consecuencia de situar los beneficios económicos de unos pocos por encima de la mayoría trabajadora.

Desde el sindicato LAB apostamos por un cambio de modelo socioeconómico, por una trancisión ecosocialista y feminista que a través de un triple reparto de la riqueza, del trabajo y de los cuidados combata de raíz los pilares de este sistema que lleva en su médula el empobrecimiento como clave para la acumulación. En ese sentido hemos presentado una propuesta de Código Laboral Vasco y de Seguridad Social Vasca.

Es el momento de defender una agenda propia que situé los intereses de la clase trabajadora vasca y de los sectores en situación de mayor vulnerabilidad en el centro de las decisiones políticas. Es indispensable incidir en las decisiones políticas que determinan nuestras vidas y por ello, desde LAB entendemos que es más necesario que nunca articular una movilización social contundente que tome la forma de Huelga General para generar unas condiciones que posibiliten en Euskal Herria medidas concretas que en Madrid no lo son.

Frente al empobrecimiento, triple reparto de la riqueza, del trabajo y de los cuidados. Cambiar el modelo y transformar el sistema.