Tras 110 días de huelga indefinida, en la que los y las trabajadoras del Grupo Alfa siguen luchando por el mantenimiento de todos los puestos de trabajo y la continuidad de la actividad en Eibar, el comité de empresa ha hecho una reflexión sobre el papel de las instituciones públicas, centrándonos, sobre todo, en el Ayuntamiento de Eibar y en el Gobierno Vasco.

Esta es la reflexión realizada por el comité de empresa de Alfa:

Respecto al Gobierno Vasco, queremos denunciar su dejadez y su falta de atención ante una situación como ésta. No hemos tenido ninguna comunicación en el último mes y medio con el Departamento de Industria liderado por Arantxa Tapia y el Partido Nacionalista Vasco. Nos parece una falta de respeto impresionante el hecho de que ni siquiera se digne responder a los mensajes enviados por el comité de empresa.

La situación de Eibar a día de hoy es la siguiente; nos encontramos ante la tasa más alta de paro en la comarca del Bajo Deba y con una de las más altas de toda Gipuzkoa, una tasa de 14,6% en diciembre de 2017. Casi 5 puntos por encima de la media del Territorio Histórico de Gipuzkoa. ¿Qué soluciones propone el Gobierno Vasco? ¿Una mayor destrucción de empleo? ¿Es éste el famoso modelo Industria 4.0?

Para terminar, querríamos aprovechar este comunicado para hacer una pequeña valoración de las últimas declaraciones del Alcalde de Eibar, Miguel de los Toyos. Para empezar, es sorprendente que el miembro de un partido donde en sus siglas se nombran los conceptos de “socialista” y “obrero” tenga las desfachatez de posicionarse junto a la empresa y a los esquiroles.

Por desgracia, sus palabras no distan ni un ápice de lo que nos dicen los representantes de Buenetxea y sus secuaces. “Confío que aparezca un inversor”, “es imposible que el mecanizado continué”, “confío en que en el corto plazo pueda haber buenas noticias”…

Dejan todo a la confianza, a la creencia, al buen hacer… Por desgracia, tenemos memoria, llevamos viviendo esta situación y escuchando este tipo de declaraciones mucho tiempo. ¿Pero qué es lo que ha sucedido al final? ¿Quién es el responsable de la destrucción de empleo en el Grupo Alfa? ¿Qué papel desempeña el ayuntamiento liderado por Miguel? ¿O será que gracias a las reuniones que mantiene en privado con Jon Ander Buenetxea tenga más información que el propio Comité de Empresa?

También nos gustaría añadir dos apuntes respecto a los esquiroles: Hace un mes que no existen piquetes, y lo más importante y que quede bien claro; los esquiroles no aceptaron lo decidido en una asamblea legítima, no respetándola y saltándose así el órgano de decisión de los y las trabajadoras del Grupo Alfa.

Para terminar, recordar que el periodo de consultas del ERE de extinción de 131 puestos de trabajo finalizará el día 20 de marzo. A día de hoy el planteamiento que hace la Administración Concursal no satisface las demandas de la parte social y la información que tenemos sobre el inversor está llena de incertidumbres.