La empresa realizó 4 despidos fulminantes para deslocalizar actividades realizadas en el centro de trabajo de Bermeo.

La empresa despidió a personas que tenían en algún caso recorridos superiores a 40 años en la empresa, sin mediar conversación alguna con el comité de empresa ni ofrecer alternativa alguna a los directamente afectados. Ante esto, el comité emplazó a la empresa a readmitir a los trabajadores e iniciar conversaciones.

Dado que la empresa no atendió la solicitud, la plantilla inició ayer lunes una huelga, inicialmente de 5 días, para la readmisión de los compañeros de trabajo y la protección de los suyos propios.

Cabe añadir que Wärstilä es una multinacional con sede en Finlandia que se dedica a los motores navales fundamentalmente, y tiene delegaciones a lo largo y ancho del mundo. Esta decisión, amparada en una intención de reorganizar el trabajo sin atender en absoluto a las personas, se ha tomado sin barajar la posibilidad de realizar recolocaciones en otros ámbitos de la empresa, aún a pesar de realizarse cientos de horas extras todos los años por la plantilla.

Es por ello que el Comité de LAB y ELA llamó a la plantilla a la huelga, que se prolongará hasta el viernes, para defenderse de este ataque al empleo, huelga que está siendo mayoritariamente secundada por la plantilla.