Ayer en el Hospital Santiago en Gasteiz bajo el lema “Con mi jornada y mi sueldo no se juega. Por una Osakidetza transparente y de calidad”, el sindicato LAB dio inicio a una campaña de lucha que tiene como objetivo exigir al nuevo gobierno del PNV y a Osakidetza que la jornada laboral no sea aumentada a 37 horas y media semanales y que la pagas de diciembre y julio no sean eliminadas.

Para LAB, ambas medidas son muy graves y pretenden acabar con la lucha durante muchos años de las y los trabajadores del sector. Las consecuencias de su aplicación serían muy graves y no harían sino empeorar la situación económica vasca. El aumento de jornada traería la destrucción de más de 3.000 puestos eventuales y el empeoramiento de las cargas de trabajo; la eliminación de una de las 14 pagas anuales en las que se cobra el sueldo supondría la pérdida de una 8% del salario anual, al que hay que sumar el 5% eliminado hace dos años y la congelación de los últimos 3 años. Todo ello supone un grave retroceso en las condiciones laborales y repercutirá notoriamente en la calidad de la asistencia sanitaria y en última instancia, debilitará al sistema sanitario público vasco.

Para LAB el problema no es jurídico sino político; si verdaderamente hay voluntad política para plantarnos hacia unas políticas impuestas desde Madrid y que nos llevan al precipicio. Por ello exigimos al nuevo gobierno del PNV que escuche las demandas de los y las vascas y que las cumpla, sin escudarse en la obligación de cumplir y continuar con sus tradicionales políticas de privatización y debilitamiento de la sanidad pública.

Para ello, dentro de esta campaña se realizarán movilizaciones itinerantes por los principales centros sanitarios, información a las y los usuarios, una recogida de firmas y el día 20 de diciembre una jornada de respuesta y movilización. Todo ello en defensa de unas condiciones laborales justas y la defensa de nuestra sanidad pública.