Nos hemos movilizado frente a la sede de Transportes Erdella en Larrabetzu, a convocatoria de la mayoría sindical vasca, para denunciar la última muerte laboral. El transportista fallecido el pasado lunes en la localidad riojana de San Vicente de la Sonsierra era trabajador de la citada empresa.

Con esta muerte en el trabajo, en Euskal Herria han fallecido al menos ocho personas trabajadoras en lo que va de año. Cada semana ha perdido la vida una persona en el trabajo.