Las trabajadoras subcontratadas de limpieza de los centros dependientes del departamento de Educación y la UPV/EHU han secundado hoy la primera de las dos jornadas de huelga previstas para este mes, a convocatoria de los sindicatos LAB, ELA, UGT, ESK y CCOO. La segunda huelga será el próximo miércoles 25.

Apoyadas por colectivos de estudiantes y por el personal docente han iniciado desde muy temprano las movilizaciones. Sin embargo, denuncian haberse encontrado con las facultades bunkerizadas, estrictos controles de accesos para el propio alumnado yuna atosigante presencia de personal de seguridad. En Bilbao la protesta ha finalizado además con una propuesta de sanción por parte de la Ertzaintza para uno de los participantes en la protesta. En el Campus de Gasteiz ni siquiera el Comité de Huelga ha podido acceder a las instalaciones de la UPV/EHU.

Pese a todo ello, las movilizaciones han contado con un amplio seguimiento. Bajo el lema: “Somos esenciales, baina minimoetan gaude” han denunciado que su precaria situación se ha agravado tras la pandemia. A día de hoy siguen sin los EPIs necesarios, las bajas siguen sin cubrirse, el trabajo se ha multiplicado por que las frecuencias y las tareas se han visto incrementadas cómo consecuencia del Covid19. ¿Es posible que una trabajadora que trabaja 4 horas limpie y desinfecte tres veces los baños, dos veces las aulas, vaciar y limpiar papeleras, desinfectar pomos, puertas, pasamanos, suelos, teléfonos… de todo un centro?

Las trabajadoras de limpieza han interpelado a las empresas, al propio Departamento de Educación y a la UPV/EHU para que se impliquen. Las órdenes de servicios mínimos no hacen más que reiterar la esencialidad de nuestra labor, pero queremos hechos, queremos compromisos y queremos sentarnos a negociar para encontrar soluciones a un conflicto que está cerca de cumplir los 6 años. Sin ese compromiso, tienen claro que seguirán movilizándose.