Los sindicatos de la administración local nos reunimos ayer, 3 de octubre, con la dirección de EUDEL para debatir sobre las bases de los procesos de estabilización en los ayuntamientos de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa. En primer lugar, queremos hacer una valoración positiva de las tres reuniones mantenidas hasta el momento, ya que entre todas las partes, hemos sido capaces de construir un marco de confianza.

LAB quiere reafirmar públicamente la posición que ha mantenido siempre. Tenemos muy claro que las convocatorias de estabilización deben negociarse y acordarse a nivel local, en cada municipio, dentro de la autonomía municipal de cada administración local. La negociación colectiva es un derecho fundamental que nos corresponde a los trabajadores y trabajadoras, y lo vamos a reivindicar ayuntamiento a ayuntamiento.

Por otro lado, en todos estos procesos de estabilización, los objetivos fijados difícilmente se alcanzarán si no se trabajan las bases a nivel local, si no responden a la fotografía concreta de cada ayuntamiento.

Las bases propuestas por EUDEL priorizan la experiencia en la administración en general, pero la específica, es decir, la experiencia en la administración convocante, está infravalorada. LAB criticó duramente este criterio de EUDEL porque entendemos que la experiencia específica es la que más debe valorarse, si realmente queremos garantizar la consolidación de las plantillas municipales.

Valoramos positivamente que la última propuesta de EUDEL transite de un modelo rígido de bases únicas a otro más flexible. Sin embargo, dentro de un marco general cerrado (estructura completa de méritos), aunque cada ayuntamiento podrá establecer las particularidades de sus bases específicas, LAB considera que es insuficiente porque cada ayuntamiento debería tener plena capacidad de decisión.

LAB seguirá haciendo aportaciones concretas. En cuanto a la normalización del uso del euskara, por ejemplo, seguiremos trabajando para que el conocimiento de nuestra lengua sea suficientemente valorado como mérito.

Nos parece imprescindible que EUDEL y las tres Diputaciones Forales colaboren en la gestión material de todos estos procesos, pero en ningún caso en detrimento de la autonomía municipal y de la negociación colectiva de las plantillas municipales.

Aunque se han logrado ciertos avances parciales, tenemos muy claro que esta mesa de trabajo no puede sustituir al marco de negociación de cada ayuntamiento.

Tenemos que negociar los procesos de estabilización en cada ayuntamiento. La decisión corresponde a cada ayuntamiento.