«El día de hoy es especial para los que formamos el sindicato LAB. La de hoy no es una cita cualquiera. Queremos poner un nuevo hito en nuestra propia historia. Queremos ofrecer una nueva herramienta a las y los trabajadores de Euskal Herria».

El sindicato ha dado un nuevo salto. Hemos presentado la Comunidad de Acción Social en Bilbo, en un acto celebrado en la casa de cultura de Bidebarrieta, y con las citadas palabras hemos iniciado el camino. El nuevo instrumento de lucha se llamará Abiatu.

En concreto, con la nueva estructura pretendemos ir más allá del ámbito del empleo y, además de las condiciones de trabajo, abordar las condiciones de vida y fomentar las luchas en torno a ellas, además de participar y aportar en las luchas que actualmente ya están en marcha, con el objetivo de reforzar alianzas.

Es imprescindible poner en el centro la lucha por las condiciones de vida. Así lo hemos señalado en el acto de presentación: «Los procesos de precarización y empobrecimiento no sólo se dan en los centros de trabajo. La realidad de dentro y de fuera está cada vez más relacionada».

En palabras de Endika Pérez e Iratxe Delgado, representantes del área de Acción Social de LAB, estas son las claves: «Fomentar la interacción de las luchas. Calle y centros de trabajo, centros de trabajo y calle. Hay que combatir las opresiones que condicionan el ámbito del empleo; Y todo esto con nuevas formas de organización, no sólo en función del lugar en el que trabajamos, sino también en función del lugar en el que vivimos. Esto es lo que ponemos en marcha. Esta es la Comunidad de Acción Social».

Han asegurado que el de LAB es un sindicalismo combativo: «No queremos quedarnos en performances. En los centros de trabajo luchamos, a través de nuestra acción, por mejorar las condiciones materiales de la clase trabajadora. En el ámbito de la acción social tenemos el mismo objetivo. No queremos quedarnos solo en la denuncia. Progresivamente debemos ser capaces de generar dinámicas que mejoren las condiciones de vida de las y los trabajadores y avanzar en la transformación social».

En la presentación también ha participado la secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, quien ha destacado la importancia del paso dado. «Es necesario cambiar de raíz el actual sistema para poner la vida en el centro», ha señalado. Así, ha apostado por una transición ecosocialista y feminista y por impulsar el proceso soberanista en aras de lograr la transformación social.

En palabras de Garbiñe Aranburu, «el sindicato ha demostrado su capacidad para desarrollar propuestas alternativas y transformadoras, tales como el Programa Socioeconómico y las propuestas de ley para un Código Laboral vasco y una Seguridad Social propia«. Esta vez hemos presentado la Comunidad de Acción Social, que luchará por «unas condiciones de trabajo y de vida dignas, para que la vida sea sostenible».

¡En marcha!

No sólo ha habido intervenciones, también ha habido espacio para la poesía. El poema musicado ha resumido, en euskara, el espíritu de la nueva comunidad: «Ekintzetan baino elkarrekintzan sinisten dugulako; norbanakoan baino kolektiboan jardun nahi dugulako, eta gezurren eta mamuen gainetik, komunitate bat hezurmamitu nahi dugulako. Gure betiko habia utzi, eta abiatu gara; lantokiak zabaldu eta bizitokietara goaz. Gure jardunak ez duelako ez barru, ez kanpo; esparru guztietara heltzen delako baizik».

«Badakigu zer eskatzen digun gorputzak: eskatzen digu guztiontzako etxebizitza, aldarrikatzen dugu ekologia, oinarritzen gara feminismoan eta amesten dugu burujabetzan. Eta borroka egingo dugu eskubideen globalizazioaren alde, hegoari iparra erakutsiz eta iparrari hegoak emanaz».

Finalizada la presentación, hemos realizado una acción callejera. Nos hemos dirigido a la ciudadanía, con un cuestionario en mano, para recoger qué tipo de situaciones viven en su día a día, con el tema de las condiciones de vida y la precariedad como eje. La encuesta de calle la hemos realizado en estos puntos de Bilbo: Areatza, Primark de la Plaza Circular, Atxuri y San Nicolas. Como dice el nombre que le hemos puesto a la comunidad, ABIATU gara. O lo que es lo mismo: ¡estamos EN MARCHA!