Se acaba de publicar en el BOE el Convenio Estatal de Artes Gráficas que CCOO ha acordado con FEIGRGRAF, AFCO y el Gremio de Editores.

Desde LAB, queremos censurar este acuerdo porque supone un paso en la estatalización y precarización de las condiciones laborales.

Una de las principales consecuencias de la vigencia de la reforma laboral es la primacía de los convenios estatales, que también se aplica en el presente convenio, ya que prohíbe expresamente la regulación de la estructura salarial, las vacaciones, las categorías laborales o la definición de los puestos de trabajo en los convenios provinciales.

En cuanto al contenido, es tan nefasto que ni siquiera UGT lo ha firmado: se fija un salario bruto anual de 14.045 € en las categorías más bajas. Para el año 2021, aunque el IPC actual es del 5,5%, no se recoge ningún incremento y para el 2022, se acuerdan incrementos salariales del 1%. Si el IPC fuera más alto en 2022, las subidas salariales para este año serían de hasta el 1,5%. Quienes tenían salarios de miseria perderán en dos años un enorme poder adquisitivo. Es posible que en 2022 no lleguen ni al SMI.

En lo demás no hay ningún cambio: se regulan las horas extras, por lo que se fomentan, la jornada laboral es alta (1.768 horas) y en materia de igualdad no contemplan más que lo que dice la ley.

Frente a los convenios estatales, reivindicamos que se decidan aquí nuestras condiciones laborales, porque tenemos derecho a ello y porque los convenios estatales suponen precarización.

Si aquí trabajamos, es aquí donde tenemos que decidir. Hagamos en Euskal Herria lo que no se puede hacer en Madrid.