En febrero de 2018 la Diputación de Bizkaia envió a diferentes sindicatos un requerimiento sobre sus cajas de resistencia o de lucha y el resto de Diputaciones también siguieron la misma línea. Tal y como denunció LAB en su día, tras el mencionado requerimiento se ocultaba la intención de extender la sospecha de que los sindicatos no pagábamos los impuestos que nos corresponden. Gracias al recurso interpuesto por LAB, los tribunales han determinado que las diputaciones estaban equivocadas: el sindicato LAB no tendrá que aplicar retenciones debido a los pagos de su Caja de Lucha. Tras ganar la sentencia, LAB pondrá su Caja de Lucha, que acaba de cumplir diez años, al servicio del nuevo ciclo de luchas. El Secretario General adjunto Igor Arroyo y la Secretaria Jurídica de LAB han realizado una comparecencia al respecto.

Tal y como ha explicado la Secretaria Jurídica de LAB, Anhize Muniozguren, la petición de las Diputaciones fue desde el punto de vista técnico sorprendente, ya que no se dio ninguna modificación normativa en cuanto a la tributación de este tipo de ingresos. Por ello, LAB sospechó desde el principio que detrás del requerimiento había una decisión política.

LAB se opuso al requerimiento de la Diputación basándose en dos argumentos: primero, que la ayuda recibida de la Caja de Lucha no podía ser considerada como rendimiento de trabajo; segundo, que aunque se considerara como rendimiento de trabajo, no se le podía aplicar, como se hace en las relaciones laborales, una retención mínima del 2%, ya que la relación entre el Sindicato y su afiliación no es una relación laboral sino sindical.

La Diputación de Araba no abrió ningún expediente y el procedimiento quedó suspendido. La de Bizkaia abrió un expediente pero después, tomó en consideración las alegaciones de LAB. La de Gipuzkoa, en cambio, no atendió las alegaciones y LAB acudió al juzgado. Pues bien, la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha estimado nuestra demanda y ha resuelto que la legislación que las Diputaciones pretendían imponer al sindicato LAB no es aplicable porque la relación en la que se basa es sindical.

El secretario general adjunto de LAB, Igor Arroyo, ha destacado la importancia de la Caja de Lucha, que desde su creación en 2011 ha brindado su protección a casi 3.000 trabajadores y trabajadoras, que estaban en huelga o tenían que enfrentarse a multas y otras sanciones económicas derivadas de la acción sindical. Tal y como venimos reivindicando a lo largo de estos meses, vamos a poner en marcha un nuevo ciclo de lucha en Euskal Herria y para ello son necesarias herramientas, entre ellas, la Caja de Lucha”.

Ésta es la cobertura que ofrece la Caja de Lucha de LAB:

    • Multas y fianzas. Hasta 10.000 euros.

    • Asesoría y costas en procesos penales.

    • Sanciones impuestas por la empresa.

    • Despidos ideológicos. El trabajador o trabajadora despedida por motivos ideológicos contará hasta el juicio con la cobertura de la Caja de Lucha, en las mismas condiciones en las que recibiría estando en huelga.

    • Huelgas. A partir del tercer día se percibirán 30 euros diarios (900 euros mensuales), tanto en jornada completa como en jornada parcial impuesta. El salario neto y la suma mensual de la Caja no podrá superar el salario ordinario ni la cantidad de 1.500 euros.

Arroyo ha destacado las características diferenciadas de la Caja de Lucha de LAB. En primer lugar, en cuanto a las huelgas, la Caja de Lucha de LAB está destinada a apoyar a quienes más lo necesitan: sectores que sufren precariedad, muchos de ellos feminizados. De este modo, realiza una discriminación positiva respecto a las y los trabajadores a tiempo parcial (reciben el mismo número que los y las de jornada completa por día de huelga). Y tiene establecido un nivel máximo de cobertura (el salario percibido en el mes correspondiente y la aportación de la Caja no podrá superar los 1.500 euros). Asimismo, LAB ofrece a los sectores no sindicalizados la posibilidad de utilizar la Caja de Lucha (todo trabajador o trabajadora que se afilie y abone de forma efectiva seis meses de antigüedad de afiliación recibirá la ayuda).

En segundo lugar, la Caja de Lucha se utiliza no sólo para huelgas, sino también para hacer frente a multas y otras sanciones económicas derivadas de la acción sindical, garantizando una cobertura de hasta 10.000 euros, lo que permite que la Ley Mordaza y otras medidas represivas no condicionen la acción sindical del sindicato. Del mismo modo, también puede activarse en el caso de despidos ideológicos.

De este modo, la Caja de Lucha ofrece un respaldo eficaz para hacer frente a las diferentes tácticas de la patronal para contrarrestar el sindicalismo y sus logros, como ahogar económicamente a las y los trabajadores durante las huelgas, la imposición de multas y sanciones o los despidos ideológicos. Para LAB la Caja de Lucha no es un objetivo en sí misma, sino un instrumento de lucha. LAB reitera la necesidad de huelgas efectivas y acciones valientes para hacer frente al poder otorgado a la patronal por las reformas laborales no derogadas.