Los sindicatos con representación en el comité de empresa y junta de personal de Correos de Bizkaia denunciamos otro verano de caos y mala gestión en Correos de Bizkaia. Además, hemos reclamado un servicio en condiciones, más contratación y mejor previsión para el servicio postal del herrialde.

NOTA DEL COMITÉ DE EMPRESA Y JUNTA DE PERSONAL

Un año más, la contratación de vacaciones en Correos de Bizkaia vuelve a ser un caos. Nada más empezar el mes de julio, nos hemos encontrado con problemas muy serios en las unidades de reparto, donde una vez más, la falta de previsión para cubrir las necesidades de los centros provoca que, diariamente, queden sin repartir infinidad de secciones, incluso durante días, y en consecuencia, los y las usuarias ven vulnerado el derecho a recibir la correspondencia diariamente.

Localidades como Galdakao, Las Arenas, Erandio, Basauri, Barakaldo, Durango, Amorebieta, Portugalete y otras en menor medida, llegan a tener entre 4 y 5 secciones de reparto sin cubrir. La dirección de la Zona 2 se justifica diciendo que no encuentran personas para cubrir todas las necesidades planificadas, que las bolsas de empleo están bajo mínimos y que es misión imposible encontrar personas que quieran trabajar en Correos.

Esto se produce tras la sorpresa, hace un mes, de la supresión de 16 secciones de reparto en Bilbao que, añadidas a las de 2016 (54 secciones de reparto) hacen un total de 70 carteros menos, lo que supone la desaparición de un tercio de la plantilla.

La dirección de Correos no ha aprendido nada de la situación creada en años anteriores, haciendo caso omiso a las recomendaciones que las organizaciones sindicales que llevamos meses insistiendo en la necesidad de cobertura de todos los puestos de trabajo. Nos encontramos ante una realidad de falta de cobertura preocupante, ya que si la previsión que tenían nos parecía rácana y totalmente inviable, no les ha temblado el pulso en aplicarla, y las consecuencias se están dejando sentir desde el primer día.

Este cúmulo de situaciones está obligando a la plantilla a realizar un sobreesfuerzo, que en la mayoría de los casos no es suficiente para asumir el reparto de hasta 3 secciones distintas, y que está afectando a las condiciones de trabajo del personal, con episodios importantes de estrés sobrevenidos por la situación y la imposibilidad de realizar el reparto diario. Además, no podemos olvidar el efecto aún más perverso sobre el colectivo más vulnerable, que es el personal eventual contratado para cubrir las vacaciones entre otras causas, y que se ve doblemente presionado.

A todo esto se suma la situación en las oficinas de atención al cliente con una huelga en sábados, que hará que muchas de éstas estarán cerradas dejando sin servicio a una parte de la ciudadanía, por el incumplimiento por parte de Correos con su compromiso de buscar una solución que garantice el disfrute del fin de semana (que establece la ley) al conjunto de la plantilla.