Dentro de la campaña que LAB está llevando a cabo contra la impunidad de las jefaturas de Osakidetza, hoy se ha realizado una acción de protesta en el hospital bilbaíno de Santa Marina. Vestidos y vestidas con petos, hemos recorrido todo el hospital, incluidos los despachos de la dirección, repartiendo hojas y dejando claro que las situaciones que se viven en el hospital son inaceptables.

El último incidente se ha producido hace unas semanas, cuando la dirección del hospital ha rescindido la comisión de servicios de un trabajador, aduciendo entre otras cosas que este trabajador reivindicaba constantemente mejores condiciones laborales, aumento de plantilla y respeto a sus derechos.

No es la primera vez que ocurren vulneraciones de nuestros derechos en este hospital. De hecho, la impunidad se ha convertido en la dinámica habitual de la dirección del centro. LAB tiene claro que este hospital público no puede ser el cortijo de la gerente Marbella. Por lo tanto, seguiremos con las denuncias y las movilizaciones.