El sindicato LAB no da por bueno el fin de las labores de búsqueda de Joaquín Beltrán en el vertedero de Zaldibar. Se confirma lo peor que podía ocurrir. En este duro momento, desde el sindicato LAB queremos trasladar nuestro apoyo y condolencias a la familia y allegados y allegadas de Joaquín Beltrán. Hoy recordamos especialmente también a Alberto Sololuze y a su familia.

Han pasado más de 15 meses desde la catástrofe. Y durante todo este tiempo ha reinado el oscurantismo en este asunto plagado de irregularidades, como la acumulación irregular de amianto. Mientras Alberto y Joaquín estaban bajo tierra, la prioridad del Gobierno fue reabrir la autopista. Erkoreka y Tapia han comparecido hoy en el Parlamento Vasco. Es inaceptable. No han ofrecido claridad sobre el caso, ni han asumido responsabilidades, ni compromisos, sino justificar la actitud y el comportamiento del Gobierno de Gasteiz.

El caso de Zaldibar no termina con el sellado del vertedero En el caso de Zaldibar, como en otros muchos, se han primado los intereses económicos y los intereses privados, por encima de la salud laboral y la seguridad de las y los trabajadores, y por encima de la salud de la ciudadanía. Era responsabilidad de la empresa esta última, y del Gobierno, garantizar un control riguroso sobre la gestión. Uno y otro siguen sin asumir ni depurar responsabilidades. Desde LAB, pedimos que las responsabilidades penales y políticas se esclarezcan.

Hay que acabar con este modelo capitalista y ecocida brutal que nos pone enfermos y nos mata a las y los trabajadores. Hay que acabar con la impunidad de la patronal. Para que el de Zaldibar no se repita, seguiremos trabajando por un modelo que ponga las vidas en el centro.

En recuerdo de Joaquín y Alberto, desde LAB nos sumamos a las movilizaciones convocadas por la Plataforma Zaldibar Argitu.