Hemos tenido conocimiento de que un trabajador de la empresa FCC de limpieza viaria en Gasteiz ha sufrido un infarto y ha fallecido. En los últimos 4 días, 3 trabajadores han fallecido infartados. El viernes en Bilbao falleció un trabajador de 57 años de la empresa SADER y el sábado en Derio, un trabajador de 52 años del Centro Errekalde de la Diputación Foral de Bizkaia.

Con este fallecimiento, en Euskal Herria en lo que va de año han muerto, por lo menos, 5 trabajadores. Además, Joaquín Beltrán sigue desaparecido desde el 6 de febrero en el vertedero de Zaldibar.

En primer lugar, desde el sindicato LAB, queremos trasladar a sus familiares y compañeros y compañeras nuestra solidaridad y apoyo.

Es alarmante el incremento de accidentes mortales no traumáticos. Detrás de todos los accidentes se encuentran las malas condiciones de vida y trabajo. Los accidentes no traumáticos se han convertido en la primera causa de accidentes laborales mortales.

Tenemos claro que los accidentes laborales, traumáticos o no traumáticos, no son fruto del azar o la casualidad, sino el resultado de las relaciones laborales que se dan, de la precarización, la normativa laboral, la subcontratación y del actual mercado de trabajo.

En el sindicato LAB tenemos claro necesitamos vivir y trabajar dignamente, que tenemos derecho a volver sanas y sanos y a salvo del trabajo, que la única manera de acabar con esta lacra individual, familiar y del conjunto de la sociedad es la lucha y la organización. El cambio vendrá de un cambio de las relaciones laborales y de las reglas de juego. Un nuevo modelo que priorice la vida y la salud de los trabajadores y trabajadoras por encima de todo lo demás.