Muchos de los puestos de trabajo en la Administración Foral está cubierto por personal contratado temporal. Han sido las propias administraciones públicas quienes nos han llevado a esta situación insostenible. Es necesario estabilizar las plantillas y acabar con el abuso de la contratación temporal. Para ello exigimos eliminar la tasa de reposición y la convocatoria de una OPE de al menos 10.000 plazas. Eso hemos reivindicado en las calles de Iruñea. Primero hemos realizado una asamblea-concentración frente a la Delegación del Gobierno en Plaza de Merindades. Desde allí, nos hemos desplazado en manifestación hasta la sede del Gobierno de Navarra para exigir a ambas administraciones que aborden y den solución a esta situación.

Es el Gobierno de Madrid quien lleva años fijando una la tasa de reposición que solo permite sacar a OPE un número limitado de plazas. Para poder seguir prestando el servicio público, el resto de personal necesario se contrata por medio de contratos temporales. Esto ha llevado en los últimos años a un aumento incesante de la temporalidad hasta el punto de que ya supera el 50% en algunos ámbitos de la plantilla de la Administración Foral.

Los diferentes Gobiernos de Navarra no han hecho frente a este sinsentido y se han limitado a acatar una norma que lleva al deterioro de los servicios públicos y de las condiciones de trabajo de miles de personas.

Es hora de acabar con esta situación. Para ello es imprescindible eliminar la tasa de reposición y abordar una gran Oferta Pública de Empleo para cubrir todas las plazas que están ocupadas por personal temporal para conseguir la fijeza en todas esas plazas. Antes de esta OPE hay que pasar a plazas de plantilla todos los puestos calificados como “estructurales” que no hacen otra cosa que camuflar plazas que deberían estar cubiertas por personal fijo.