El pasado 29 de julio, la empresa GSS despidió a 5 trabajadoras y trabajadores de forma repentina y cruel. No había pasado ni un mes desde que se celebraran por primera vez elecciones sindicales en la empresa. Todas y todos los despedidos se presentaron en listas sindicales (en la nuestra, como en las de otros sindicatos) o participaron de forma activa en el proceso de elecciones. Para denunciar esta situación, y para exigir la readmisión de las personas despedidas, nos hemos concentrado hoy ante las oficinas de la empresa GSS.

El pasado 29 de julio, la empresa de telemarketing GSS, que da soporte a clientes tan importantes como Iberdrola o Euskaltel, despidió a 5 trabajadores y trabajadoras de forma absolutamente injusta.

No había transcurrido ni un mes desde que, por primera vez, se celebraran elecciones sindicales en la empresa, promovidas por la propia plantilla que estaba harta de tantas modificaciones y de tanta inestabilidad laboral.

En el momento en el que se han pedido explicaciones sobre los despidos, GSS ha alegado que es una decisión que responde a causas objetivas, pero acto seguido se mostraban dispuestos a asumir la indemnización por su improcedencia.

Sin embargo, desde el sindicato LAB los consideramos, no ya improcedentes, sino que nulos de pleno derecho. Pues sabemos que los cinco nombres no son casuales, sino que corresponden a personas que se presentaron en las candidaturas electorales o que participaron en el proceso de forma activa, repartiendo información sindical entre sus compañeras y compañeros.

Esta ha sido la primera respuesta de GSS a quien ha mostrado interés por organizarse para defender y hacer valer sus derechos. Y desde el sindicato LAB no lo vamos a permitir. Si tocan a una, nos tocan a todas.

Frente a cualquier ataque nos tendrán enfrente. Los derechos laborales son conquistas de una clase trabajadora organizada y vamos a defenderlos, en la calle y en nuestros centros de trabajo.